Medicina Prepagada: El servicio que mejora su salud

Medicina Prepagada: El servicio que mejora su salud

Los planes de atención domiciliaria de la medicina prepagada son un plus a su tranquilidad

“Pagar más para estar bien”, es lo que dicen algunas personas cuando se les pregunta por el servicio de medicina prepagada y no se equivocan. Al igual que los PAC (Planes de Atención Complementaria), son prestaciones de salud que se ajustan a las necesidades médicas y capacidades económicas de los pacientes, para mejorar el servicio en la atención.

Para nadie es un secreto que de las peores cosas que hay en la vida, es esperar a ser atendido en una EPS, por esta razón se hace primordial para la mayoría de los centros médicos que ofrecen estos planes, reducir los tiempos de espera para llevar a cabo una consulta, autorizar un examen o solicitar cita con un especialista.

Entre los servicios más comunes y beneficiosos para los pacientes, en cuanto a comodidad, está la atención domiciliaria, hospitalizaciones en habitaciones individuales (con cama para acompañante en algunos casos), la atención de urgencias o emergencias con una demora no mayor a 20 minutos.

En Colombia, para el caso que nos ocupa, se encuentran a disposición Planes de Atención Complementaria en instituciones médicas como: Sura, Famisanar, S.O.S, Nueva EPS y Compensar; la medicina prepagada, la manejan entidades como Cafesalud, Colsanitas / Medisanitas y Coomeva.

Esta última por ejemplo, es una entidad que ofrece cuatro planes denominados: Tarjeta oro, Oro plus, Tradicional especial y Plata joven. Aunque la diferencia se nota entre lo que ofrece cada uno, intentan no dejar por fuera consultas con médico general y especialista que para cualquier paciente son una necesidad más que un lujo por adquirir la tarjeta.

Ese es otro punto a favor de dichos planes, privilegios como tener una asistencia en viajes, traslado a citas médicas (en caso de no poder asistir por sus propios medios), poder elegir el médico de su preferencia durante todo un tratamiento, ser acompañado por una enfermera durante su convalecencia, tener cubierto todo el tratamiento en caso de padecer VIH o cáncer, entre otros.

Pagar más por lo general traerá más privilegios y servicios. Los niños y ancianos suelen ser los más beneficiados y vale la pena, no sólo la atención sino estar bien y saber de antemano que ante cualquier eventualidad, si de salud se trata, estará cubierta sin excusas, sin demoras y con un personal siempre dispuesto a atenderlo, donde sea que usted se encuentre.

Lonchera es sinónimo de nutrición

Lonchera es sinónimo de nutrición

La lonchera nunca va a reemplazar el desayuno o el almuerzo de su hijo, sin embargo es un complemento para la etapa de desarrollo en la que este se encuentra. Si no sabe cómo prepararle el refrigerio, tome nota.

Cuando los niños se encuentran en edad escolar, las mamás acostumbran mandarles lonchera, que aunque no reemplaza las comidas principales (desayuno o comida), es un complemento que aporta del 10 al 20% de las calorías totales diarias para su salud.

Sin embargo, no siempre saben combinar bien los alimentos y terminan empacándoles dulces o comida chatarra. Según la nutricionista clínica infantil, Clara Rojas Montenegro, “la lonchera debe estar integrada principalmente por este grupo de alimentos: energéticos, constructores y reguladores”.

  • Alimentos energéticos: Esencialmente son los que suministran calorías, aquellos que tienen carbohidratos, grasas y fibra. Dentro de este grupo de alimentos podemos encontrar: pan, galletas, barra de cereales, maní, aceitunas, arepa, tostadas.
  • Alimentos constructores: Se refiere a las proteínas que tiene como fin la formación de tejidos. Dentro de este grupo están los lácteos (quesos, yogur, leche), huevos y carnes.
  • Alimentos reguladores: Tienen nombre propio y son las frutas y verduras, encargadas de prevenir enfermedades infecciosas. En la lonchera se pueden incluir: fresas, naranjas, kiwis, bananos, uvas, manzanas, sandía, melón, y vegetales como zanahorias, palitos de apio, o tomates pequeños.

¿Falta algo?, sí, el líquido. Lo más fácil es meter en la lonchera una botellita de gaseosa o jugo de frutas (de caja). Pues no. Lo ideal para sus hijos, sería una botella de agua, sin embargo, no a todos les parecerá muy atractivo. Por eso, un jugo o infusiones de frutas preparadas en casa, son la mejor opción.

¡Ojo! Lo dice la Academia Americana de Pediatría (AAP), “si bien los jugos de frutas son ricos en vitaminas y minerales, son altos en calorías”. Por ello, recomienda que los niños entre 1-6 años de edad no tomen más de 6 onzas (1 porción) de jugo/día y de 7-18 años no más de 12 onzas (2 porciones).

La idea padres, tampoco es privar a sus hijos del dulce, son niños, les gusta y lo necesitan, pero para eso recomienda la Doctora Rojas, empacarles galletas integrales o chocolatinas y fomentarles siempre una actividad física regular.

Confíese de lo natural, pero sin correr riesgos

Confíese de lo natural, pero sin correr riesgos

Sin usted darse cuenta, la mezcla de medicamentos y suplementos alimenticios o vitamínicos pueden ser perjudiciales para su salud. Consulte al médico antes de comenzar cualquier tratamiento y evítese riesgos.

Los suplementos vitamínicos por lo general, venden ingredientes 100% naturales. Sin embargo, no siempre estos productos sintéticos, son los más recomendables.

Los suplementos están compuestos a base de vitaminas, minerales, hierbas, agregados botánicos, aminoácidos y enzimas, entre otros componentes. Todos estos nutrientes que se encuentran en las frutas, vegetales, carnes magras, y otros alimentos que no producen reacciones contraproducentes al organismo.

Sin embargo, los suplementos pueden aumentar o disminuir la absorción, metabolización o excreción de los medicamentos, lo que impide que éstos últimos actúen de manera correcta según el tratamiento que se esté llevando a cabo.

La Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos (EE.UU.) señala que aún medicamentos seguros pueden causar efectos secundarios o interacciones no deseadas con otros medicamentos o comida que usted esté tomando.

Un ejemplo de mezclas perjudiciales se ve representada en la toma de medicamentos para tratamientos de trasplantes de órganos, cardiopatías, depresión, VIH/SIDA, pastillas anticonceptivas y suplementos herbolarios. Dependerá de la medicina la gravedad de los resultados.

El ginkgo biloba junto con suplementos de vitamina E y medicamentos como la aspirina, pueden en conjunto adelgazar la sangre; ¿qué riesgos conlleva esto?, hemorragias internas o derrames cerebrales. Aunque muchas personas los consumen para asegurarse una ingesta adecuada de nutrientes esenciales, la verdad es que estos suplementos no deben reemplazar los alimentos que componen una dieta sana.

En el caso de los niños, la mezcla de estas dos sustancias (suplementos y medicamentos), también puede generarles daño porque su metabolismo trabaja de forma diferente por edades. Si es una persona que padece una enfermedad, está embarazada o tiene planeada una cirugía, debe evitar los suplementos o consultar antes al médico.

El oficial médico Robert Mozersky, de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos, asegura que los consumidores quizás crean que un producto “natural”, tal como un suplemento herbolario o el aceite de pescado, no puede hacerles daño, pero “natural no siempre significa seguro”, aclara. Por ejemplo, muchos productos para adelgazar alegan ser “totalmente naturales” o “herbolarios”, pero sus ingredientes pueden interactuar con los medicamentos o ser peligrosos para las personas con ciertas enfermedades.

Y aunque evaluar la eficacia de los suplementos no es su tarea, por el contrario, si lo es evaluar los ingredientes comestibles que el fabricante adhiera al suplemento como nuevos o tomar medidas si estos productos se encuentran adulterados, con errores en su identificación o si no son seguros para el consumidor.

¿Qué tanto sabe sobre suplementos vitamínicos?

¿Qué tanto sabe sobre suplementos vitamínicos?

En el mercado abundan cualquier cantidad de suplementos y aunque todos prometen un cuerpo fitness, no todos traen beneficios a su salud. Conózcalos.

Hoy en día, la cultura fitness es la que está mandando la parada en el mundo. Por eso, quienes roban las miradas son los cuerpos atléticos y trabajados tanto en hombres como en mujeres. Pero ¡ojo!, lo que empieza como actividad física regular, puede convertirse en una adicción por alcanzar el cuerpo de culturista que venden algunos programas televisivos, revistas o propagandas callejeras.

El gimnasio es el lugar donde aparte de encontrar los cuerpos soñados, también se descubren los suplementos deportivos: aquellas vitaminas que en la mayoría de los casos, entran a reemplazar los nutrientes naturales que nos brindan los alimentos.

¿Qué prometen estas sustancias? Aquello que usted cree estar necesitando: aumento de su masa muscular, eliminación de la grasa no deseada, aumentar la resistencia, el rendimiento (también sexual) y la testosterona. No se deje engañar, ni perjudicar.

Antes de empezar a tomar aditamentos, se debe hablar con el médico para que este le practique exámenes, a partir de los cuales, sabrá qué tipo de suplementos son beneficiosos para usted y en qué cantidades.

Según la Academia Americana de Médicos de Familia de Norteamérica, tener demasiado de algunas vitaminas en su sistema también puede ser peligroso. Por ejemplo, una sobredosis de vitamina A durante el embarazo puede causar problemas en el desarrollo del bebé. Por esta razón, es muy importante hablar con su médico antes de empezar a tomar cualquier suplemento. Esto es muy importante si usted está embarazada o tiene afecciones de salud.

A continuación se detallan algunos de los suplementos que podrían poner en verdadero riesgo su salud. Tome nota:

No recomendados:

  • Efedrina: Aunque es un suplemento eficaz para la pérdida de grasa rápida, promover el estado de alerta y aumentar la energía durante los entrenamientos, también lo es para generar accidentes cerebrovasculares y complicaciones cardíacas.
  • Suplementos de un solo aminoácido (excepto glutamina): Todos los aminoácidos esenciales y no esenciales, son requeridos por el cuerpo para mantenerse saludable, y si estos se encuentran en los alimentos (carnes magras, frutas, vegetales, pescado, etc), ¿para qué conformarse con menos?
  • Bloqueadores de carbohidratos: Estos suplementos venden mucho porque como su nombre lo dice “bloquean los carbohidratos”, lo que hace creer a las personas que tendrán menos calorías, cuando contrario a eso, consumirán el doble. Además de obesidad, puede causar hinchazón, gases, náuseas, vómitos y diarrea. ¿De esta forma quiere quemar grasa?
  • Aquellos que prometen aumentar la testosterona: Debido a las promesas, se tiene la falsa creencia de que estos suplementos aumentan la resistencia, mejoran el rendimiento (también sexual), ganan masa y fuerza muscular de manera rápida.

La verdad es que consumir estas creencias puede derivar en retención de líquidos, impotencia, acné, alopecia, minimizar la autoproducción de la hormona (testosterona) y ginecomastia (engrandecimiento patológico de una o ambas glándulas mamarias).

No está de más informarse y más importante aún, acudir al médico antes de iniciar cualquier programa que requiera la ayuda de suplementos.

Datos recopilados en el Manual Merck indican que consumir poca cantidad de una vitamina puede causar un trastorno alimenticio, aunque la probabilidad de desarrollar una carencia vitamínica es baja si se tiene una alimentación variada. La falta de vitamina D es una excepción, esta deficiencia es frecuente entre grupos de personas como los ancianos, incluso si se alimentan de forma adecuada. Los veganos, que no consumen productos de origen animal, pueden tener carencia de vitamina B12, presente en dichos productos. Lo que no se observa casi nunca es falta de biotina o de ácido pantoténico.

Suplementos: comprobar antes de tomar

Suplementos: comprobar antes de tomar

Estos productos, así muevan millones,  en la mayoría de los casos, no están certificados por las autoridades de vigilancia de alimentos y medicamentos. Antes de consumirlos, asesórese por un médico y evite riesgos en su salud.

Todo aquello que el cuerpo humano necesita para su óptimo funcionamiento se encuentra naturalmente en los alimentos. Personas como los deportistas que usan ayudas ergogénicas o suplementos deportivos, los toman para mejorar su rendimiento.

Sin embargo, antes de consumirlos es bueno conocer cuáles productos son realmente buenos y no generarán riesgos para su salud, teniendo en cuenta que en el mercado se encuentra una gran variedad de complementos que no requieren receta médica. No obstante, deberían ser consumidos bajo supervisión del médico nutricionista, quien por medio de un examen puede conocer cuál es el aporte de vitaminas, minerales, aminoácidos, hierbas o concentraciones que usted necesita.

Según la Oficina de Suplementos Dietéticos de los Institutos Nacionales de Salud de Norteamérica, todos los productos etiquetados como suplementos dietéticos incluyen una sección con los ingredientes, cantidad de ingredientes activos por porción, y otros ingredientes agregados (como rellenos, aglutinantes y saborizantes). El fabricante sugiere la cantidad a ingerir, pero usted o su médico tal vez decidan qué otra cantidad es más apropiada en su caso.

A continuación se relacionan los suplementos recomendados:

  • Multivitamínicos: Las multivitaminas ayudan a combatir las enfermedades y deficiencias nutricionales tempranas. Debe tomarse con las comidas para evitar malestares estomacales.
  • Aceite de semilla de lino (linaza): Rico en alfa-linolénico, ácidos grasos esenciales omega 3 y fitoquímicos, conllevan a una dieta saludable. Además de ayudar a reducir el riesgo de enfermedades crónicas (cardíacas, cerebrales, cáncer), los ácidos grasos se convierten en hormonas (prostaglandinas) que ayudan a reducir la inflamación de las articulaciones a causa del deporte.
  • Glutamina: Es conocido como el aminoácido más abundante en el torrente sanguíneo, encargado de reacciones bioquímicas importantes en el organismo, es el principal combustible metabólico para las células del sistema inmune. En los atletas, ayuda a reducir el riesgo de infección y a la recuperación de entrenamientos intensos.
  • Creatina: Además de ser el suplemento nutricional más estudiado, tiene una función directa en la transformación de la energía y su intercambio dentro del cuerpo. Proporciona un grupo fosfato que ayuda a regenerar (ATP), el principal constituyente para las contracciones musculares, haciéndolo muy benéfico para deportistas de fuerza y potencia.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Norteamérica ha encontrado casi 300 productos fraudulentos que son promocionados como productos para reducir peso, de mejoramiento sexual y para aumentar masa muscular, los cuales contienen ingredientes ocultos o falsamente rotulados. Los organismos reguladores estatales siguen alertando a los consumidores acerca de los productos contaminados y peligrosos que son comercializados como suplementos dietéticos. Estos productos fraudulentos pueden causar daños graves e incluso la muerte.

Ahora que conoce los suplementos que le vienen mejor al cuerpo, no se arriesgue y recuerde consultar al médico. Tenga en cuenta que estos productos no cuentan con la certificación de la FDA (Administración de alimentos y medicamentos) en su eficacia, por lo tanto no tiene el verdadero conocimiento de lo que lleva a su organismo.