Glaucoma: una enfermedad gravemente silenciosa

Glaucoma: una enfermedad gravemente silenciosa

El glaucoma es una de las principales causas de ceguera total e irreversible y cualquier persona está en riesgo de desarrollarla.

El glaucoma está definido por Glaucoma Colombia, como “un grupo de enfermedades que gradualmente van robando visión sin previo aviso y frecuentemente sin ningún tipo de síntomas”. Puede llegar a causar pérdida visual debido a un daño en el nervio óptico, responsable de llevar las imágenes al cerebro.

Es importante tener en cuenta que esta enfermedad es una de las principales causas de ceguera total e irreversible y cualquier persona está en riesgo de desarrollarla. Sin embargo, los más vulnerables son: los afroamericanos, personas mayores de 60 años y los usuarios de esteroides.

La recomendación es hacer un examen oftalmológico completo y seguir las indicaciones de su médico. No obstante, “aproximadamente el 10 % de las personas con glaucoma que reciben tratamiento adecuado experimentan, de todos modos, pérdida de la visión”.

Esta es una enfermedad que no tiene cura; por lo tanto es importante un diagnóstico temprano y en caso de padecerlo, controlarlo de por vida. La pérdida de la visión suele comenzar con la visión periférica o lateral, pero se puede compensar moviendo – de manera inconsciente – la cabeza hacia los lados; por lo demás, no hay síntomas de advertencia para el glaucoma.

El tipo más común de glaucoma, es el glaucoma de ángulo abierto. Prácticamente no existen síntomas y es hereditario; la historia familiar, aumenta el riesgo de padecer la enfermedad, de cuatro a nueve veces, lo que significa que está en mayor riesgo que el resto de la población.

Entre los factores de riesgo se encuentra: el aumento de presión intraocular, del cual se pensaba, era la causa principal del daño en el nervio óptico, sin embargo, aunque no deja de ser importante, se descubrió que personas con presión intraocular ‘normal’, también pueden perder la vista por glaucoma.

Las lesiones en el ojo pueden causar glaucoma secundario de ángulo abierto, otro tipo de esta enfermedad que puede ocurrir inmediatamente o años después de la lesión. Por otra parte, el glaucoma traumático, puede ser originado por heridas cerradas o moretones en el ojo, lesiones que pueden dañar el sistema de drenaje del ojo.

Otros factores de riesgo incluyen: alta miopía (visión corta), hipertensión, espesor corneal central a menos de 0,5 mm, mujeres con hipermetropía, personas con presión alta en los ojos.

Glaucoma agudo de ángulo cerrado

Glaucoma agudo de ángulo cerrado

La miopía genera alta probabilidad de padecer glaucoma de ángulo cerrado

En el glaucoma de ángulo abierto, la presión intraocular aumenta lentamente; en el glaucoma agudo de ángulo cerrado, lo hace de manera repentina, en cuestión de horas y causando un dolor severo. La enfermedad puede ser hereditaria.

Quienes sufren de miopía, tienen más probabilidades de padecer glaucoma de ángulo cerrado. Glaucoma Colombia explica que: “cuanto más estrecho sea el ángulo, más cerca del iris esta la malla trabecular. A medida que envejecemos, el cristalino se hace más grande y la capacidad de que el humor acuoso pase entre el iris y el cristalino en su camino hacia la cámara anterior, más pequeño; lo que hace que se acumule líquido por detrás del iris, reduciendo aún más el ángulo. Si la presión se vuelve lo suficientemente alta, el iris se ve obligado a presionar la malla trabecular, bloqueando el drenaje”.

En síntesis, este tipo de glaucoma se da por el bloqueo de los canales de drenaje en el ojo, aumentando de manera repentina la presión intraocular.

Los ambientes oscuros y estados de excitación o ansiedad que conllevan a periodos de estrés pueden generar ataques agudos de glaucoma, por la dilatación de la pupila. ¿Por qué se da esto? Porque en los casos mencionados, la pupila se dilata y se genera el máximo contacto entre el cristalino del ojo y el iris, seguidamente, se reduce más el ángulo entre ambos y ahí se desencadena un ataque.

Explica Glaucoma Colombia que los ataques no siempre son completos y señalan: “a veces un paciente puede tener una serie de ataques menores. Puede ser experimentado un ligero desenfoque de la visión y halos (anillos de colores de arco iris alrededor de las luces), pero sin dolor o enrojecimiento. Estos ataques pueden terminar cuando el paciente entra en una habitación bien iluminada o se va a dormir – dos situaciones que, naturalmente hacen que la pupila se contraiga, lo que permite que el iris se aleje”.

Entre los síntomas, se encuentra: visión nublada o borrosa, aparición de círculos de colores del arco iris alrededor de luces brillantes, náuseas acompañadas de dolor en los ojos, pérdida repentina de la visión, dolor severo en cabeza y ojos.

Cualquiera de estos síntomas es una alerta para visitar un especialista. Un ataque agudo es una emergencia que debe ser atendida lo más rápido posible.

Estrabismo

Estrabismo

Ojos,Músculos oculares,Visión normal,Estrabismo

El estrabismo es un defecto visual que si bien puede ser congénito, también se desarrolla en la infancia. La señal más clara son los ‘ojos bizcos’.

Tener una visión normal consta de un trabajo conjunto entre el cerebro, los ojos y los músculos oculares. Éstos últimos son los encargados de controlar el movimiento de los ojos, los cuales a su vez, reciben la luz y envían las señales al cerebro; señales que le dicen al cerebro lo que ve.

Cuando este proceso se logra, se dice que la persona tiene visión binocular. De lo contrario, podría tratarse de estrabismo. Para la Clínica de Oftalmología de Cali, esta condición “es la desviación de la alineación de un ojo con respecto al otro, sin importar el grado -mayor o menor- que esta tenga”.

Dicho de otro modo, es cuando los músculos oculares sufren una descoordinación y ambos ojos no pueden – a la vez – fijar la mirada en un mismo objeto. Este defecto visual, se puede presentar en uno o ambos ojos en cualquier dirección: hacia dentro, hacia fuera, hacia arriba o hacia abajo. Puede desarrollarse durante la infancia o ser congénito.

El estrabismo debe tratarse al momento de conocer la anomalía, de lo contrario, el ojo que el cerebro ignora (el más débil), nunca verá bien. Señala la Fundación Oftalmológica Nacional (FON) que “esta pérdida de la visión se denomina ambliopía y también recibe el nombre de ‘ojo perezoso’. Algunas veces, la ambliopía se presenta primero y causa el estrabismo”.

Entre los síntomas que causa el estrabismo, se pueden encontrar: ojos bizcos, visión doble, pérdida de la visión o de la percepción de la profundidad, ojos que no se alinean en la misma dirección, movimientos oculares descoordinados (ojos que no se mueven juntos)

En la mayoría de los niños con estrabismo, la causa se desconoce. Por lo general, el problema es de control muscular y no de fortaleza del músculo. Algunos trastornos que se asocian en la infancia con esta enfermedad son: parálisis cerebral, trisomía 18, lesión cerebral traumática, síndrome de Noonan, de Apert, entre otros.

En el caso de los adultos, los factores de riesgo pueden ser: botulismo, diabetes, enfermedad de Graves, síndrome de Guillain-Barré, lesión en el ojo, intoxicación por mariscos, accidente cerebrovascular, lesión cerebral traumática, antecedentes familiares.

Hay ocasiones, en que el estrabismo en los adultos aparece y desaparece. En estos casos, según afirma la FON, la enfermedad puede ser corregida con gafas y ejercicios de los músculos oculares. Las formas más graves de estrabismo en adultos necesitan cirugía para enderezar los ojos.

Cataratas, pérdida progresiva de la visión

Cataratas, pérdida progresiva de la visión

“Son responsables del 50% de la ceguera en el mundo. En Colombia hay cerca de 380.000 personas ciegas”, Instituto para Niños Ciegos y Sordos.

Varias fuentes científicas coinciden en considerar al envejecimiento como una de las principales causas consecuencias de las cataratas, sin que sea la única{^C y de su mayor consecuencia: la ceguera. Según el Instituto para Niños Ciegos y Sordos del Valle en Cali, “la catarata es responsable del 50% de la ceguera en el mundo, en tanto en Colombia hay cerca de 380.000 personas ciegas, con una prevalencia de catarata en población mayor de 45 años cercana al 20%”.

¿Cómo sucede? con los años, el cristalino, que es el lente ubicado detrás de la pupila, a través del cual pasan los rayos de luz hasta la retina y donde se forman las imágenes, con el paso de los años se vuelve más opaco hasta impedir el paso nítido de la luz a la retina, causando la catarata y en consecuencia la pérdida progresiva de la visión.

Explica el Instituto de Microcirugía Ocular (IMO), que “a partir de los 50 años puede que aumente la miopía, o todo lo contrario, que se produzca una recuperación de la visión inexplicable. Esto ocurre porque la catarata provoca unos cambios en el cristalino que pueden convertirlo en una especie de ‘lente de aumento’”.

Por eso, según el tamaño y localización de la opacidad del cristalino, puede percibirse o no la catarata que se manifiesta de varias maneras, siendo las más frecuentes:

  • Visión borrosa o doble
  • Fotofobia (intolerancia a la luz)
  • Mejor visión durante los días nublados
  • No hay necesidad de gafas para ver de cerca
  • Dificultad para conducir de noche

Cabe resaltar que las cataratas no se producen sólo por envejecimiento. La catarata ‘del desarrollo del cristalino’ es congénita y puede deberse a causas nutricionales, tóxicas, inflamatorias o metabólicas hereditarias, como también por enfermedades maternas en el embarazo.

La catarata ‘degenerativa’ es la más común, sobre la que se ha hecho mención a lo largo del artículo (pérdida gradual de la transparencia del cristalino), puede deberse a la exposición a rayos x, calor por rayos infrarrojos, traumatismo, enfermedad general, uveítis, medicamentos como corticosteroides o degeneración senil.

La ceguera por cataratas tiene una alta prevalencia y por ende un gran número de operaciones quirúrgicas necesarias. De usted y sus frecuentes visitas al oftalmólogo – si tiene más de 45 años – depende la salud de su ojo.

Queratocono: Una enfermedad degenerativa

Queratocono: Una enfermedad degenerativa

Córnea,Astigmatismo,Queratocono,

SUMARIO

Sufrir de astigmatismo severo y además tener una córnea cada vez más delgada, de acuerdo a los exámenes médicos, son factores de sospecha para un queratocono incipiente.

Queratocono como su nombre lo indica, es una enfermedad degenerativa de la córnea, donde ésta adquiere una forma irregular (más fina) y abultada en forma de cono.

El doctor Luis Escaf, Director científico de la Clínica Oftalmológica del Caribe, explica que dicha forma deteriora severamente la calidad y la cantidad de la visión. “La córnea se adelgaza en el sitio donde está el cono y si no se toman medidas, se puede llegar a perforar”.

El queratocono ocurre en personas de todas las razas, especialmente en el género femenino. Su máximo desarrollo se da en la pubertad presentando síntomas como: pérdida progresiva de visión, intolerancia a la luz o fotofobia, rasquiña e irritación ocular e intolerancia a los lentes de contacto.

Conforme la enfermedad se va desarrollando, un defecto visual llamado astigmatismo ocasiona desenfoque a todas las distancias. Este proceso depende de la edad del paciente y del inicio de los síntomas, señala el Centro Oftalmológico Buenavista.

Se dice que la progresión de la enfermedad es relativa a la edad del paciente como al tiempo de inicio; normalmente, entre más joven es el paciente y más precoz el inicio del queratocono, mayor y más rápida es la progresión del mismo. Suele presentarse en ambos ojos pero uno de ellos tendrá mayor compromiso visual.

Para la Clínica Barraquer, la causa del queratocono “puede asociarse con gran número de condiciones locales o sistémicas. Se cree que tiene base genética, aunque hay que destacar la importancia de factores ambientales como el frotamiento ocular: la mayoría de los pacientes con queratocono se restriegan los ojos de forma crónica y pertinaz”.

Según el grado de deformidad, el queratocono puede ser frustro, leve, moderado o grave y según el Centro Oftalmológico Buenavista, “en los casos leves puede corregirse solo con gafas (en las primeras etapas), moderado (con gafas, lentes de contacto o cirugía) y en los graves con diferentes tipos de cirugía.

Finalmente si el queratocono es muy avanzado no queda más remedio que hacer el trasplante de córnea, que ahora se puede practicar con láser de femtosegundo el cual permite practicar cortes perfectos y muy precisos”.