Papaya: un alimento ideal para el estómago

Papaya: un alimento ideal para el estómago

Considerada como una de las frutas más ricas e ideales para curar y prevenir enfermedades, especialmente relacionadas con el estómago, se dice que quienes descubrieron el efecto medicinal de esta planta fueron los mayas.

Según la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos (EE.UU.), la papaya es una planta cuyas hojas se usan para hacer medicinas. Esta fruta se utiliza para la prevención y el tratamiento de los trastornos del tracto gastrointestinal, para las infecciones intestinales por parásitos y como un sedante y un diurético. También se utiliza para los dolores de nervio (neuralgia) y para la elefantiasis, que es la hinchazón de grandes áreas del cuerpo, consecuencia de un trastorno poco frecuente del sistema linfático causado por gusanos parásitos.

Contiene vitaminas A, C, D y algunas del grupo B, minerales como calcio, potasio, sodio y también fibra dietética, es una fruta rica en antioxidantes, carotenoides y papaína, una enzima que ayuda a mantener un sistema digestivo sano que digiere las proteínas de los alimentos.

Según la Organización Alimentación Sana, la papaína se encuentra en concentraciones muy elevadas en los frutos maduros, y con su extracto se elaboran suplementos dietéticos con base en enzimas digestivas.

Además de favorecer la digestión, como uno de sus grandes beneficios, la papaya también es una fruta que gracias a su contenido en fibra, tiene un poder desintoxicante, buen antioxidante debido al caroteno, vitamina C y flavonoides. Es depurativa, ayuda a limpiar el colon y los intestinos; también es preventiva, contra el cáncer, enfermedades cardiovasculares y artritis.

Es una fruta antiinflamatoria por la acción de Vitamina C, E, betacarotenos y enzimas. Ideal para quienes sufren de colon irritable o úlceras intestinales ya que ayuda en la buena digestión.

Es laxante por lo cual se recomienda a quienes padecen estreñimiento, y por su alto contenido en vitamina C, aumenta las defensas.

Favorece la formación de colágeno (la proteína estructural por excelencia), y activa la absorción del hierro, mejora la salud de la piel, las mucosas y el sistema inmunitario. También ayuda en el tratamiento de las heridas, gracias a la papaína elimina zonas necróticas y cicatriza.

Pero no sólo la pulpa de esta fruta es la que tiene beneficios en la salud del ser humano. Las pepas, que generalmente se desechan después de abrir la fruta, intervienen en muchos procesos de curación y prevención de algunos órganos, que se describen a continuación:

Hígado: Teniendo en cuenta que es el encargado de limpiar nuestro cuerpo, las semillas de papaya son una buena opción para ayudar en su proceso de depuración. En los casos de cirrosis hepática, son un tratamiento natural.

Estómago: En casos de infecciones estomacales, por estafilococos o salmonella, consumir las semillas de papaya con una infusión de manzanilla puede resultar un tratamiento muy útil.

Intestinos: Para eliminar los parásitos intestinales, nada mejor que las enzimas proteolíticas que se encuentran en las semillas de papaya.

Riñones: Tanto en casos de sufrir insuficiencia renal o para el proceso depurativo de estos órganos.

Para aquellas personas que desean bajar de peso y quemar la grasa: Una dieta en la que se incluya esta semilla (antes de cada comida), ayuda a impedir la absorción de grasas en exceso y acelera el proceso de digestión.

FUENTES: https://medlineplus.gov/spanish/druginfo/natural/488.html
http://www.alimentacion-sana.org/PortalNuevo/actualizaciones/papayaencimas.htm

Granadilla, ¡la fruta que favorece el desarrollo de los niños!

Granadilla, ¡la fruta que favorece el desarrollo de los niños!

Con propiedades sedantes, purgantes, antiespasmódicas la granadilla es una fruta que aporta muchos beneficios no sólo a través de su pulpa, sino con su cáscara, hojas y flores.

Conocida como ‘parchita’, ‘parcha dulce’, ‘granada de moco’, ‘granadita’, ‘granada china’ o  ‘granadilla’, es una fruta que se cultiva en gran parte de Suramérica, África y Australia. Con su color naranja, forma circular, cáscara fuerte y lisa y una pulpa jugosa y gelatinosa, la granadilla es una planta con grandes beneficios para la salud.

Hace parte de las frutas de la pasión, denominadas así porque sus frutos pertenecen al mismo género de plantas, passiflora. Generalmente la granadilla se come cruda gracias a su sabor dulce, sin embargo, puede consumirse en jugo, postres, helados, salsas, etcétera.

Esta fruta tiene un alto contenido de fibra, antioxidantes, proteínas, carbohidratos, vitaminas (A, B1 (Tiamina), B2 (Riboflavina), B3 (Niacina), B6, B9, C, E y K; minerales como calcio, cobre, hierro, magnesio, fósforo, potasio, selenio, sodio y zinc.

Según el portal de nutrición natural alimentos.org, los aminoácidos de la granadilla se combinan para formar proteínas, que son usadas por nuestro organismo para formar nuestros músculos y también son necesarias para mantener nuestra masa muscular.

Gracias a su gran oferta nutricional, la granadilla es fuente de múltiples beneficios que se relacionan a continuación:

  • Por sus antioxidantes desintoxica la sangre, elimina los radicales libres del organismo y ayuda a prevenir enfermedades como el cáncer, ayuda en la formación de glóbulos rojos, glóbulos blancos y también de plaquetas, importantes para el equilibrio del organismo; regula el ritmo cardíaco y la presión arterial, ayudando a disminuir los riesgos de sufrir infartos cardíacos y cerebrales.
  • Tiene propiedades purgantes, actúa como laxante natural para niños con estreñimiento, también combate la diarrea y aminora los cólicos, es apropiada para mantener una buena visión.
  • Gracias a sus propiedades sedantes, calma los estados de nerviosismo, estrés  y ayuda a conciliar mejor el sueño.
  • Fortalece el sistema inmunológico, alivia el malestar de la gripe, la tos y bajar la fiebre.
  • Por sus propiedades antiespasmódicas, alivia las convulsiones y los espasmos musculares.
  • Conocida también como la “fruta de los niños”, les ayuda a activar el timo y en su proceso de crecimiento y previene la anemia.
  • Es antiparasitaria, diurética y estimulante de la función de leche materna.
  • Su jugo es un estimulante digestivo, ayudando a controlar la acidez y la cicatrización de las úlceras.

De acuerdo a la Organización Alimentación Sana, conocido como el portal hispano de alimentación más visitado en mundo, el cuidado de la dieta en personas enfermas de diabetes sugiere modificaciones importantes como incluir frutas ricas en fibra, tales como: Granadillas, manzanas, peras, naranja, mandarinas, guayabas, piña y limón dulce.

Tenga en cuenta que:

Las flores, la pulpa y el zumo de la granadilla, cuando se realizan en infusión, tienen un efecto relajante que puede usarse en casos de dolores musculares, menstruales o de cabeza. La cáscara hervida también puede usarse como antitusígeno (calmar la tos), si se toma tres veces al día. Las hojas por su parte, también en infusión tienen propiedades que actúan contra el insomnio, la ansiedad y quemaduras.

Además incluir esta fruta en la dieta de los niños aporta nutrientes que activan y fortalecen su crecimiento, estimulan su desarrollo físico y mental, y favorecen su descanso.

Con C de cítricos

Con C de cítricos

Los cítricos son una variedad de frutas ácidas, jugosas y aromáticas, que no sólo se utilizan para contrarrestar la mala salud del ser humano. Gracias a su aroma, estas frutas son muy apetecidas en industrias farmacéuticas, de perfumería y biocombustibles.

Los cítricos se reconocen por tener un alto contenido en vitamina C y ácido cítrico, sin embargo, son más las propiedades por las que es una fuente de beneficios para el ser humano.

Hay gran variedad en frutas del género citrus, sin embargo, las más conocidas, son la naranja, la mandarina, el limón, la lima, la toronja o pomelo y la cidra. Todas con sustancias vitamínicas que intervienen en distintos procesos de limpieza, prevención y control de enfermedades o infecciones en los diferentes órganos.

El Manual Merck, libro médico sobre enfermedades y tratamientos señala que la vitamina C (ácido ascórbico) es esencial para la formación, el crecimiento y la reparación de los huesos, de la piel y del tejido conjuntivo (que une otros tejidos y órganos y está formado por tendones, ligamentos y vasos sanguíneos). La vitamina C ayuda a mantener sanos los dientes y las encías, además de colaborar con el organismo en la absorción del hierro, lo que es necesario para producir glóbulos rojos (eritrocitos), y contribuye a la curación de quemaduras y de heridas.

El consumo de cítricos refuerza las defensas naturales, mantiene el sistema inmune activo y aumenta la resistencia contra infecciones, siempre y cuando se incluya la naranja en su dieta, ya que esta fruta, además de ayudar a depurar órganos como el hígado, la vesícula, y los riñones, controla la diarrea y hemorragias.

Datos estadísticos de la Organización Mundial de la Salud, OMS, indican que un consumo suficiente de frutas y verduras podría salvar hasta 1,7 millones de vidas cada año puesto que la ingesta insuficiente delas mismas es uno de los 10 factores principales de riesgo de mortalidad a escala mundial. Se calcula que el poco consumo nutricional de frutas y verduras causa en todo el mundo aproximadamente un 19% de los cánceres gastrointestinales, un 31% de las cardiopatías isquémicas y un 11% de los accidentes vasculares cerebrales.

Los cítricos son guardianes del sistema digestivo, la naranja por ejemplo, favorece la cicatrización de las úlceras, alivia la acidez estomacal y desinfecta las vías digestivas.

Para perder peso nada mejor que un vaso de agua con zumo de limón en ayunas,  quema la grasa y limpia el organismo.  El consumo moderado de limones y naranjas, ayuda a obtener vitaminas A, B1, B2, C, potasio, cobre y azufre, revitaliza el organismo, equilibra la tensión arterial, fortalece los tejidos, previene resfriados y estimula las secreciones de las glándulas.

La naranja, el limón y mandarina son eliminadores de toxinas; laxantes naturales, también ayudan a bajar niveles de colesterol y ácido úrico, previenen el desarrollo de problemas circulatorios, afecciones cardiacas y enfermedades articulares.

La toronja ayuda a controlar la diabetes, debido a que regula los niveles de azúcar en la sangre.

Desde el aporte nutricional, los cítricos se consideran alimentos prebióticos gracias a que favorecen el crecimiento de microorganismos convenientes para el colon, mejoran el tránsito intestinal y puede llegar a prevenir el cáncer de colon. Por otro lado puede mejorar problemas de estreñimiento.

Por donde se mire, los cítricos siempre y cuando no se abuse de su consumo, son muy saludables para su organismo. Inclúyalos en su dieta.

Beneficios del banano que no conocías

Beneficios del banano que no conocías

Un alimento muy completo que debe habituarse en todas las personas, especialmente en la dieta de los más chicos, los deportistas y las mujeres embarazadas.

Partiendo de que 100 gr. Esta fruta aporta aproximadamente 90 calorías, cabe resaltar que es un alimento altamente nutritivo y calórico, después del aguacate.

Es también de muy fácil digestión, rico en carbohidratos, lo que junto a la pera y la manzana lo convierten en ideal para los niños en etapa de lactancia. Aporta un alto contenido en potasio, lo que ayuda a equilibrar el agua en el cuerpo y por ende la eliminación de líquidos.

El consumo de plátano se recomienda porque:

  • Promueve la buena circulación de la sangre
  • Previene las úlceras estomacales y los calambres musculares
  • Favorece el buen funcionamiento del sistema nervioso y la memoria
  • Mejora estrés y trastornos de sueño como el insomnio
  • Estimula el buen funcionamiento del sistema inmunológico
  • Favorece la buena salud de la piel y el cabello
  • Retrasa el envejecimiento de las células y la aparición de enfermedades degenerativas.
  • Ayuda a mantener la energía en el cuerpo por más tiempo, al ser un alimento que se absorbe lentamente.

Además de los beneficios ya mencionados, los bananos también tienen un efecto sanador en los siguientes trastornos y/o molestias:

  • La depresión: el triptófano, un aminoácido que contiene el banano, se convierte en serotonina u hormona de la felicidad, sustancia capaz de mejorar el estado de ánimo. El consumo de banano aumenta la felicidad.
  • Úlceras: Es muy molesto sentir que el estómago se quema, por eso para evitar la acidez e irritación estomacal, comer un banano mejora los síntomas gracias a que por su textura suave, crea una capa protectora en el estómago.
  • Anemia: El plátano contiene hierro, una sustancia esencial en la estimulación de hemoglobina en la sangre, que ayuda en tratamientos de anemia.
  • Picadura de mosquitos: Reducir la hinchazón cuando te pica un zancudo, puede hacerse con sólo frotar la parte interna de la cáscara.
  • Temperatura corporal: Además de mantener la energía en el cuerpo, controla el calor corporal del mismo. En algunas culturas las mujeres lo consumen para mantener la temperatura del feto.
Melón, una fruta que vuelve agua la boca

Melón, una fruta que vuelve agua la boca

Comer melón es una gran fuente de beneficios para su organismo.

Esta fruta altamente beneficiosa para el organismo, contiene 90% de agua, lo que la convierte en una de las más apetecidas para calmar la sed. Entre sus propiedades se destaca que:

  • Aporta vitamina A que ayuda a evitar la resequedad en la piel, ayuda en la formación y mantenimiento de los dientes y genera los pigmentos que producen el buen funcionamiento de la retina.
  • Aporta vitamina E, antioxidante que previene el cáncer y enfermedades cardiovasculares.
  • Aporta fibra y minerales, como potasio, magnesio, calcio y zinc.
  • Baja en calorías.
  • Neutraliza la acidez.
  • Al ser diurético ayuda a eliminar toxinas, disminuir las úlceras estomacales y a prevenir manchas en la piel.
  • Previene la artritis (gota) y nivela el colesterol alto.
  • Ayuda a la estimulación del sistema inmunológico.
  • Permite la absorción del hierro en los alimentos ayudando a combatir infecciones.

El melón, utilizado en tratamientos de belleza en los que se recomienda aplicarla directamente en la piel, ayuda a hidratar, tonificar, suavizar, prevenir las arrugas y limpiar las manchas.

Para quienes sufren trastornos del sueño como insomnio, el melón sirve para dormir mejor. Hay quienes dicen que comer la fruta en las noches puede causar indigestión, sin embargo, no está comprobado. Lo que no puede hacerse es comerse muy frio (recién sacado de la nevera) y esto provoque un “choque” térmico en el cuerpo. O quizás nos puede caer mal si no está del todo maduro o ya se ha pasado algunos días.

Puede comerse en ensaladas, batidos, postres, jugos o como se lo imagine, eso sí, a la hora de elegirlo, sienta su olor, si es dulce significa que está maduro, fíjese que no tenga manchas, cortes o golpes en la cáscara.