ABDOMEN AGUDO

Se considera abdomen agudo todo proceso intraabdominal que causa al enfermo dolor abdominal y síntomas generales. Se puede deber a múltiples causas y, dependiendo de sus características y exploración física, debe o no considerarse una urgencia quirúrgica. El abdomen agudo puede proceder de todas las vísceras abdominales (tracto digestivo, genital, urinario…), o proceder de otras zonas del cuerpo que simulan un origen abdominal (infarto de miocardio, neumonía, anemia falciforme…), hecho que se conoce como dolor referido. Su estudio debe completarse mediante pruebas analíticas, pruebas de imagen, e incluso intervenciones quirúrgicas exploratorias.

Sus dolores abdominales tienen una causa. ¡Conózcala!

Sus dolores abdominales tienen una causa. ¡Conózcala!

El síntoma más importante de la peritonitis es el dolor abdominal. No se descuide ante la presencia de cualquier manifestación que emita su cuerpo, pues como en el caso de la peritonitis, conlleva un manejo de alto riesgo.

El tejido que recubre la pared interna del abdomen y la mayoría de los órganos abdominales se denomina peritoneo. Cuando se genera acumulación de sangre, fluidos corporales o pus en el vientre, se habla de una peritonitis.

En general, el síntoma más importante de la peritonitis, es el dolor abdominal que varía según la infección y localización del mismo. Esta inflamación puede deberse a problemas como: trauma o heridas en el abdomen, ruptura del apéndice, divertículos rotos e infección después de cualquier cirugía en el abdomen.

En las primeras fases el vientre puede estar muy dolorido y sensible, lucir distendido lo que se conoce como distensión abdominal. Otros síntomas abarcan: fiebre y escalofríos, evacuar pocas heces o gases o nada en absoluto, fatiga excesiva, eliminar menos orina, náuseas y vómitos, palpitaciones aceleradas y dificultad respiratoria.

En la exploración abdominal hay dolor en la palpación directa. Cuando se examina el recto, se descubre dolor a la presión pélvica y define un absceso en la pelvis. Fiebre, taquicardia, escalofríos, respiración rápida suelen ser signos de sepsis (infección grave). El hipo y dolor de hombro indican participación del diafragma, los vómitos indican íleo (interrupción gastrointestinal) y pueden generar deshidratación.

La anorexia casi siempre está presente y las náuseas pueden acompañarse más tarde de vómito. La fiebre puede oscilar entre 38 y 41°C y es de carácter más evidente en pacientes jóvenes y saludables. El gasto urinario está disminuido y la taquipnea revela la demanda de oxígeno y la necesidad de corregir la acidosis que en casos fulminantes, con la deshidratación se desarrolla a raíz de la deshidratación (presencia excesiva de ácidos en los tejidos). En este punto, los ojos se hunden, la boca se seca y el colapso circulatorio puede ser mortal.

De acuerdo con la Asociación Americana de Estudio de Enfermedades del Hígado, los signos físicos que también podrías mostrar indicios de la enfermedad son: apariencia debido a que el paciente se encuentra demacrado, inmóvil  y con las piernas flexionadas por el dolor, la temperatura puede ser muy variable, al principio normal con tendencia a elevarse; su caída es grave. La respiración se puede mostrar rápida y superficial (taquipnea) de tipo torácico por inmovilidad de los músculos abdominales, ictericia (color amarillento de la piel.

¿Le cae mal ir al baño?

Los dolores abdominales son la manifestación más frecuente de las enfermedades gástricas. Aliméntese saludablemente y todo irá mejor. Acuda rigurosamente a sus chequeos médicos, así no tenga síntomas de enfermedad.

Las úlceras gástricas ocurren en el estómago. Normalmente el revestimiento de estómago se protege contra los ácidos fuertes, pero cuando este se rompe puede causar gastritis, úlcera o úlcera estomacal.

Estas úlceras, normalmente se producen por la infección de una bacteria (helicobacter pylori) que aunque muchas personas la tengan viviendo en su tracto gastrointestinal, no llegan a padecer la úlcera.

El 6,2% de la población colombiana, de acuerdo con la encuesta nacional de salud que realiza el Ministerio de Salud y Protección Social, dice haber padecido alguna vez úlcera de estómago o intestino.

Los factores de riesgo de esta enfermedad son el consumo de alcohol, cigarrillo o tabaco, estar sometido a tratamientos de radiación, o el uso regular de algunos analgésicos.

La Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos (EE.UU.) destaca que entre los síntomas más comunes se encuentra el dolor abdominal y su manifestación suele variar, este puede aparecer entre comidas o durante la noche, desaparecer después de comer algo o de tomar un antiácido, durar minutos u horas, ir y venir por varios días o semanas. Otro síntoma es la sensación de llenura o por el contrario, hambre y sensación de vacío en el estómago (máximo tres horas después de la comida), náuseas, vómito o problemas para beber la cantidad habitual de líquido.

Por otra parte, el colon irritable es un cuadro crónico que se caracteriza por dolor y distención abdominal y cambios del ritmo intestinal. A algunas alteraciones como gastroenteritis, intolerancias alimentarias, alteraciones hormonales y factores genéticos, se les atribuyen las causas de este padecimiento.

El Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales de Estados Unidos explica que el tracto gastrointestinal es una serie de órganos huecos unidos en un tubo largo y retorcido desde la boca hasta el ano, a través de la cual las deposiciones se eliminan del cuerpo. El tracto gastrointestinal digiere la comida que usted ingiere. El Síndrome de Intestino Irritable (SII) es un grupo de síntomas que se presentan juntos; no es una enfermedad. Los síntomas pueden aparecer y desaparecer reiteradamente, pero el SII no daña el tracto gastrointestinal.

En Colombia, el 6% de las personas sufre de colon irritable. El dolor abdominal causado, es tipo cólico de intensidad moderada que puede durar hasta dos horas, aliviarse tras la defecación y no afecta el sueño. Las alteraciones de ritmo intestinal en cambio se manifiestan con estreñimiento o diarrea.

La Oficina para la Salud de la Mujer en el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos, hace énfasis en la alimentación saludable y equilibrada. Es bueno consumir más alimentos ricos en fibra como granos integrales, frutas y vegetales (en especial, para las personas que tienen constipación), incorporar estos alimentos poco a poco hará que su cuerpo se acostumbre a ellos. Es posible que las dietas ricas en fibra no ayuden con el dolor o la diarrea y pueden empeorar los gases y los calambres, consulte también la información sobre alimentos como los cereales. El objetivo debe ser ingerir 20 gramos de fibra por día.

Para reducir la irritación, prevenir el estreñimiento y facilitar el movimiento del bolo alimenticio, se aconseja tomar agua, máximo dos litros diarios. La regulación de los horarios en las comidas es importante para hacer lo propio con las deposiciones.

El colon irritable suele afectar más a las mujeres que a los hombres y aparecer antes de los 35 años, disminuyendo su incidencia después de los 60.

FUENTES: https://medlineplus.gov/spanish/pepticulcer.html
https://www.niddk.nih.gov/health-information/informacion-de-la-salud/enfermedades-digestivas/sindrome-intestino-irritable
https://espanol.womenshealth.gov/a-z-topics/irritable-bowel-syndrome