Parkinson, una enfermedad crónica e incurable

Un trastorno que poco a poco consume la vejez hasta volverla totalmente dependiente

El Parkinson es una enfermedad crónica con daños en varias estructuras del sistema nervioso y una sintomatología diferente por la afectación de distintos sistemas como el autónomo (cambios en sudoración, hipotensión ortostática o baja de la presión por rápido cambio de posición, alteraciones gastrointestinales o genitourinarias), sistema ímbico (respuestas emocionales, aprendizaje y memoria) y somatosensorial (centros de recepción y proceso), además de los problemas motores.

La Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos (EE.UU.), explica que la enfermedad de Parkinson es un tipo de trastorno del movimiento, este curre cuando las células nerviosas (neuronas) no producen suficiente cantidad de dopamina, una sustancia química importante en el cerebro. Algunos casos son genéticos pero la mayoría no parece darse entre miembros de una misma familia.

Puede ser de evolución muy lenta según cada paciente, pero cabe resaltar que no es una enfermedad fatal. Afecta tanto a hombres como a mujeres especialmente mayores de 65 años, y sigue siendo de causas desconocidas.

Entre sus principales síntomas se encuentran los temblores que pueden ser rítmicos o lentos, rigidez muscular representada en una resistencia al movimiento de las extremidades, lentitud en los movimientos voluntarios (bradicinesia), inexpresión  en la cara, torpeza en la manipulación de cualquier objeto, inclinación de tronco y cabeza hacia adelante, al andar se produce una marcha lenta arrastrando los pies y trastornos de equilibrio.

La enfermedad está clasificada en cinco fases de progresión. En la primera etapa los síntomas son leves como cansancio, dolores articulares, depresión de larga duración; en la etapa dos, dichos síntomas aumentan su intensidad y no hay trastorno de equilibrio; durante la etapa tres, hay inestabilidad postural; en la etapa cuatro, aunque el paciente se puede defender solo, hay una incapacidad grave y finalmente, en la etapa cinco, el paciente es totalmente dependiente y pasa la mayor parte del tiempo sentado o en la cama.

El Parkinson no es igual a la enfermedad de Alzheimer puesto que no se alteran las mismas áreas cerebrales, el juicio, el sentido común, ni la memoria. El primero afecta las funciones motoras (movimientos) y el segundo las cognitivas (mentales). Afirman los especialistas, que sólo los pacientes (por lo general la minoría), en etapa muy avanzada o con “parkinsonismo” pueden desarrollar el deterioro mental o demencia.

Según el Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares de Norteamérica, una gran variedad de trastornos puede causar síntomas similares a los de la enfermedad de Parkinson; se dice que las personas con síntomas similares a los de Parkinson pero que se deben a otras causas tienen parkinsonismo. Algunos de estos trastornos incluyen: Atrofia multisistémica, demencia con cuerpos de Lewy, parálisis supranuclear progresiva, y degeneración corticobasal.

Es importante conocer bien la patología del paciente porque en el caso de los parkinsonismos, estos tienen una evolución más rápida aunque responden mal a los fármacos con levodopa a diferencia del párkinson típico, puede causar mayor daño físico y mental, no es buen candidato para neurocirugía.

Hoy en día no se conoce cura, cambios en el estilo de vida, ejercicio o alimentación que puedan prevenir el Parkinson, lo que debe hacer un paciente con este diagnóstico, es seguir las recomendaciones de los médicos y cuidarse lo mejor posible.

FUENTES: https://medlineplus.gov/spanish/parkinsonsdisease.html
https://www.espanol.ninds.nih.gov/trastornos/parkinson_disease_spanish.htm

Medicamentos: una alternativa a sus dolencias

Medicamentos: una alternativa a sus dolencias

Los remedios son grandes aliados del cuerpo humano en el alivio de síntomas y algunos tratamientos.

Técnicamente, los medicamentos son compuestos químicos utilizados para prevenir o curar enfermedades, y aunque se puede tener acceso a gran parte de estos porque no necesitan de una orden médica, lo ideal es que antes de consumir cualquier producto que se considere medicamento se cuente con el acompañamiento de un médico, pues todos los productos tienen efectos secundarios y contraindicaciones.

Pero no sólo la química tiene valor en la medicina. La naturaleza fue y se ha mantenido como la principal fuente curativa de muchas y diferentes afecciones. Un ejemplo de esto, son las infusiones de té que se preparan con hierbas y sirven para aliviar diferentes dolencias.

Sin embargo, no todo es tan fácil, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA por sus siglas en inglés), es la entidad encargada de avalar la seguridad y eficacia de los medicamentos en los Estados Unidos, además de tener gran influencia en las decisiones que se toman en el manejo munidal de productos farmacéuticos en todo el mundo.

Algunos de estos son: Líquidos o jarabes, gotas (oftálmicas, nasales, o para los oídos), cremas, pomadas o geles, inhaladores (sprays nasales o nebulizadores para el asma), parches transdérmicos, pastillas sublinguales o por vía oral, inyecciones o medicamentos intravenosos.

Y aunque hasta aquí todo parece color de rosa, los medicamentos también poseen sus riesgos. Además de la automedicación, la mezcla entre estos o con otras sustancias, pueden causar efectos secundarios leves (mareos, dolores de estómago, alergias) y otros más graves.

De acuerdo con la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos (EE.UU.), un problema es la interacción, lo que puede ocurrir entre dos drogas, como la aspirina y anticoagulantes, medicamentos y alimentos, como las estatinas y el pomelo, los medicamentos y suplementos, como el gingko y diluyentes de la sangre, las drogas y las enfermedades, como la aspirina y las úlceras pépticas. Las interacciones pueden cambiar el efecto de uno o ambos medicamentos. Los medicamentos podrían no funcionar o usted podría tener efectos secundarios.

En todo caso, no está de más recordar que el efecto de los medicamentos depende de su tiempo de acción y está relacionada con la presentación del mismo. La vía oral por lo general es lenta debido a la ruta que atraviesa la barrera intestinal, por el contrario las inyecciones suelen ser más eficaces.

Drogas sintéticas Notables desventajas frente a otros psicotrópicos

Además del mayor riesgo que conllevan frente a otras sustancias, se caracterizan por su comercialización en elaboraciones adulteradas. Lo que hoy manda la parada en el cerebro de los consumidores.

Sintéticas o naturales, en pepas, polvo o hierba, las drogas invaden cada vez más el mercado ilegal colombiano. Las más populares son marihuana, LSD y éxtasis; sin embargo, cada vez, comerciantes nacionales o extranjeros producen mezclas más venenosas para el organismo.

El Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas de Norteamérica indica que además de sus efectos a corto plazo sobre la percepción y el estado de ánimo, el consumo de LSD (Dietilamida de Ácido Lisérgico) está asociado con episodios casi psicóticos que pueden ocurrir mucho después de que la persona haya tomado la droga; mientras que el PCP o Narconon (clorhidrato de fenciclidina o polvo de ángel) y la ketamina pueden causar depresión respiratoria, anormalidades en el ritmo cardiaco y el síndrome de abstinencia.

TwoCB, cocaína, wax (marihuana en ungüento), PMMA (para-metoximetanfetamima) vendidas como éxtasis, catinonas sintéticas o sales de baño, AM-2201 (cannabinoide sintético equivalente a la marihuana), el DOC y el DOI, vendidas como LSD, son las drogas sintéticas que han entrado al país en los últimos meses.

Según la ONG Energy Control, especialista en reducción de riesgo de consumo de drogas, algunos consumidores de LSD experimentan sensaciones de euforia, otros de introspección y auto-exploración. Hay algunos, no obstante, que viven la experiencia en clave terrorífica, debido a la intensidad de los cambios en la percepción del mundo y de uno mismo, que se experimentan como incontrolables. Cuando la experiencia tiene un tono general desagradable, suele hablarse de “mal viaje“.

El PMMA “viene a ser un híbrido entre la PMA (para-metoxianfetamina) y la metanfetamina. Ha circulado en forma de comprimidos y normalmente se ha vendido como si fuera MDMA o éxtasis. La mayor parte de su consumo se ha producido por usuarios que creían estar consumiendo MDMA (éxtasis). Al igual que la PMA, no es recomendable consumirla porque la dosis activa está muy cerca de la dosis tóxica”.

Ya en sí, el consumo de sustancias psicoactivas causan graves daños a la salud. La mayoría de estas sustancias generan efectos psicodélicos creando ansiedad y demás trastornos mentales, por otra parte, sustancias como las metanfetaminas, son deshinibidores sexuales, que aumentan el ritmo del corazón y por ende pueden producir ataques al mismo.

No obstante, la marihuana conocida como ‘regular’ o ‘corinto’, ‘weed’, ‘yesca’ o ‘mota’, que muchos ven como la droga más inofensiva, realmente es de mucho cuidado, no sólo por el nuevo cannabinoide sintético que actúa en el sistema nervioso central, sino por el desbalance en las proporciones de THC (tetrahidrocannabinol) y CBD ( cannabidiol), usadas en la preparación de la cripa, una especie que se cultiva y comercializa mucho en la actualidad.

Cripa es la misma marihuana pero más tratada, tanto que entre las muchas sustancias que la componen, el THC, actúa como psicoactivo y el CBD, está más asociado con un analgésico que podría reducir la frecuencia de la crisis. En ese orden de ideas, para conseguir una ‘buena traba’ (sin efectos secundarios mayores a los ya conocidos), debería haber una equivalencia en su elaboración.

Sin embargo, los manipuladores herbarios aumentan las cantidades de THC, olvidando el componente que regula, que el cerebro no sea expuesto a ataques de pánico o ansiedad, dando como resultado un porcentaje de 15% de psicoactivo o THC, contra 2% de CBD o ansiolítico, que en otros casos puede ser menor, según el productor.

Según el informe Neurociencia del consumo y dependencia de sustancias psicoactivas, un resumen científico reciente de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre este tema,  la dependencia de sustancias es multifactorial: está determinada por factores biológicos y genéticos, en los cuales los caracteres hereditarios pueden desempeñar un papel importante, y por factores psicosociales, culturales y ambientales.

FUENTES: https://www.drugabuse.gov/es/publicaciones/serie-de-reportes/alucinogenos-y-drogas-disociativas/nota-de-la-directora
https://energycontrol.org/infodrogas/lsd.html
http://www.who.int/mediacentre/news/releases/2004/pr18/es/

Disfunción eréctil

Disfunción eréctil

Según la Sociedad Colombiana de Urología, entre el 5% y 47% de la población adulta masculina del país presenta disfunción eréctil entre moderada y completa. Una proporción que aumenta, conforme avanza la edad, después de los 40 años.

La disfunción eréctil (DE) o impotencia, puede clasificarse como uno de los mayores temores del hombre. Es la incapacidad de lograr y mantener una erección que sea satisfactoria en el coito con su pareja. Cuando es primaria, se refiere a factores relacionados con bajos valores de testosterona; en caso de ser secundaria, impide terminar con éxito las relaciones sexuales por factores como depresión, miedo a la intimidad, culpa sexual.

“Los síntomas sexuales como baja libido y la disfunción eréctil se asocian con una disminución de la testosterona relacionada con la edad, condición conocida como síndrome de déficit de testosterona”, señala la SCU.

Figuran como factores de riesgo para esta enfermedad progresiva, el tabaquismo, que además de afectar a pacientes con enfermedad coronaria e hipertensión, reduce con el tiempo las erecciones nocturnas. Hipertensión, diabetes (como uno de los primeros síntomas de la DE), dislipidemia o alteración de los niveles de lípidos en la sangre, muestran que el 26% de los hombres incapacitados sexualmente, tienen los niveles de colesterol aumentado.

La falta de actividad física y el sobrepeso, son causas con gran incidencia, pues aumenta un 60% las probabilidades de disfunción en hombres entre los 40 y 70 años de edad. Todos los factores de riesgo hasta aquí mencionados, agrupados se conocen como el ‘síndrome metabólico’.

La depresión es otro factor que influye en la DE, al encontrarse dentro de la psiquis del paciente, termina afectando la relación del mismo, al bajar el interés en la pareja. Por otra parte, se conoce también que existen medicamentos que pueden ser desencadenantes de este trastorno, algunos de estos, sirven para controlar la hipertensión y trastornos psiquiátricos.

“Existe una relación clara entre la presencia de factores de riesgo para síndrome metabólico, niveles bajos de testosterona circulante y pacientes con disfunción eréctil. Antes se consideraba que la DE no era más que una condición frustrante, ahora se sabe que las condiciones subyacentes a la disfunción eréctil como el hipogonadismo (testículos u ovarios producen poca o ninguna hormona sexual), la diabetes, la resistencia a la insulina, la obesidad, el síndrome metabólico deben, por su relevancia y riesgo, motivar al hombre a mejorar su estilo de vida” afirmó la SCU.

FUENTE: SOCIEDAD COLOMBIANA DE UROLOGÍA

 

Si siente que todo gira a su alrededor…  Ménière lo puede estar rondando

Si siente que todo gira a su alrededor… Ménière lo puede estar rondando

La enfermedad de Ménière se caracteriza por vértigo recurrente, sordera y tinnitus asociado a la dilatación generalizada del laberinto membranoso.

Este trastorno ocurre en el oído interno, que contiene tubos llenos de líquido llamados laberintos, que junto con un nervio en el cráneo, le ayudan a interpretar la posición de su cuerpo y a mantener el equilibrio.

Los cuatro síntomas principales de la enfermedad son: hipoacusia variable (pérdida de la audición), presión en el oído, zumbido o retumbo en el oído afectado (tinnitus), vértigo o mareo que dependiendo de su intensidad, es el síntoma que causa más problemas, así lo revela la Clínica Mayo de los Estados Unidos.

Con frecuencia pueden presentarse náuseas, vómitos y sudoración intensos, lo que hace que los síntomas empeoren con el movimiento repentino. La duración de los mareos y la pérdida del equilibrio pueden durar desde 20 minutos hasta 24 horas.

Por otra parte, en el Manual Merck se afirma que, la pérdida de la audición generalmente sucede en uno de los oídos pero hay casos en los que puede afectar a ambos. La audición cuando es de baja frecuencia se pierde primero, sin embargo, puede recuperarse entre ataques y empeorar con el tiempo.

Otros síntomas incluyen diarrea, náuseas y vómitos, dolores de cabeza, molestia en el abdomen y movimientos incontrolables del ojo. Aunque se desconoce la causa, se sabe que la enfermedad puede ocurrir cuando la presión del líquido en una parte del oído es demasiado alta.

La enfermedad de Ménière puede estar relacionada con traumatismo craneal, infección del oído medio o interno y otros factores como: alergias, enfermedad viral reciente, estrés, tabaquismo, consumo de alcohol, algunos medicamentos y antecedentes familiares.

Para ésta enfermedad no se conoce cura, no obstante, algunas recomendaciones podrían ayudar a aliviar y/o controlar los síntomas:

  • Evitar el tabaquismo
  • Un estilo de vida saludable (alimentación sana y equilibrada)
  • Dormir lo suficiente
  • Realizar actividad física
  • Reducir la cafeína
  • Una dieta baja en sal
  • Evitar luces brillantes (televisión) o leer durante los ataques.
  • Evitar manejar vehículos o llevar a cabo tareas de carga pesada.
  • Evitar movimientos bruscos.
  • Mantenerse quieto y descansar tras los síntomas.
Aneurisma Cuando las paredes arteriales generan riesgo

Aneurisma Cuando las paredes arteriales generan riesgo

La incidencia de este fenómeno es más frecuente en los hombres y aumenta con la edad. Esto no quiere decir que las mujeres no puedan verse afectadas. Prevenir es cosa de todos.

La aorta es la arteria principal y el mayor vaso sanguíneo del organismo, mide aproximadamente 2,5 cm de diámetro y es a través del cual la sangre viaja por el ventrículo izquierdo hacia las demás arterias. La aorta se divide en ascendente, arco aórtico, torácica descendente y abdominal.

La pared aórtica formada por las capas interna, media y externa, puede debilitarse y ocasionar un ensanchamiento permanente conocido como aneurisma. A partir de 5 cm se podría provocar una ruptura del vaso sanguíneo.

Los aneurismas por lo general se manifiestan en la aorta abdominal, sin embargo pueden generarse en cualquier punto de la arteria. Componentes externos como infecciones bacterianas en la pared arterial, o heridas con cualquier tipo de arma, e internos como debilidades hereditarias o arterioesclerosis, hipertensión arterial, hipercolesterolemia, diabetes, sedentarismo y obesidad, son los factores de riesgo más frecuentes.

Información suministrada por la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos (EE.UU.) señala que los otros lugares comunes para los aneurismas aparte de la arteria aorta, son: El cerebro, detrás de la rodilla (aneurisma de la arteria poplítea), el intestino (aneurisma de la arteria mesentérica), y una arteria en el bazo (aneurisma de la arteria esplénica).

Cuando estas dilataciones ocurren en la aorta abdominal, por lo general es asintomático, no obstante los síntomas dependen de su localización, por ejemplo el aneurisma de la aorta torácica, puede provocar dolor en el tórax, disnea (ahogo), tos, ronquera, o disfagia (dificultad para tragar); en el caso del aneurisma de la aorta abdominal, a pesar de ser asintomático, no se descarta el dolor a medida de su crecimiento; el paciente puede sentir pulsaciones fuertes en el abdomen, dolor torácico, lumbar o en el escroto.

Cuando un aneurisma se rompe, lo normal es que lo haga sin previo aviso, sin embargo, el dolor puede ser quien anuncie la rotura según el nivel de intensidad; cuando el dolor es agudo y además hay hipotensión, la rotura necesitará intervención quirúrgica urgente.

Cardiólogos del Instituto del Corazón de Texas en Estados Unidos indican que toda enfermedad que debilite las paredes de las arterias puede dar lugar a la formación de un aneurisma, y advierten sobre factores determinantes que aumentan el riesgo de padecerlo, estos son: La aterosclerosis (una acumulación de placa grasa en las arterias), la presión arterial alta, el hábito de fumar, las heridas profundas, lesiones o infecciones de los vasos sanguíneos, una anomalía congénita, las enfermedades heredadas, o la presencia de un gen defectuoso. Los investigadores han descubierto que las personas que tienen un defecto en uno de los tres genes relacionados con los aneurismas aórticos corren más riesgo de sufrir disección de la aorta en algún momento de la vida.

Los hombres pueden ser los más afectados, especialmente aquellos a partir de los 60 años, consumidores de tabaco, sedentarios e hipertensos. Por ello, lo más importante es tratar de prevenir primero, los factores de riesgo de tipo cardiovascular (tensión arterial o arteriosclerosis).

Según la Sociedad de Radiología de Norteamérica, se puede confirmar la presencia de un Aneurisma de la Aorta Abdominal (AAA) con un ultrasonido, una tomografía computada  abdominal o pélvica, o una angiografía. El tratamiento depende de la ubicación y tamaño del aneurisma, la edad del paciente, su función renal y otras condiciones.

Los hábitos de vida saludable, son el mejor remedio para prevenir cualquier tipo de enfermedad y deben seguirse, si se requiere, a partir de consejo médico para no abusar en la actividad física o alimentación y mantener el equilibrio.