El coco asusta: Su grasa exige prudencia

El coco asusta: Su grasa exige prudencia

Científicos de todo el mundo están de acuerdo en que las nuevas expectativas que se han generado alrededor del aceite de esta fruto NO tienen fundamento. Infórmese y aliméntese a conciencia.

La Asociación Americana del Corazón ha confirmado lo científicamente comprobado desde hace mucho tiempo: el aceite de coco debe consumirse con prudencia, pues al igual que la mantequilla, contiene altos niveles de grasas saturadas que coadyuvan a elevar los índices del colesterol LDL (ateroesclerosis) que forman placas y taponan las arterias con consecuencias graves como infarto cardiaco y accidentes cerebrovasculares.

Sin embargo, a menos que el médico lo ordene, no es necesario dejar de comer de vez en cuando las delicias del recetario colombiano que incluyen aceite de coco, y usar de manera regular otras fuentes de grasas para la alimentación habitual: oliva, girasol y ajonjolí, entre otros.

La confusión acerca del uso “saludable” del aceite de coco se produjo a raíz de noticias falsas que buscaron darle a este producto la imagen de coadyuvante en la regeneración celular, preventivo de la demencia senil y hasta beneficioso para la salud cardiovascular. Lamentablemente, todo lo anteriormente citado NO ES VERDAD.

Es así como las autoridades médicas, alertaron a las personas con elevados niveles de colesterol a continuar sus dietas saludables con el rigor que exige su condición: limitar el consumo de grasas saturadas a un máximo del 6% del total de su alimentación diaria. Así mismo, recomendó que las personas adultas sin problemas de colesterol consuman un máximo de un 10% de grasas saturadas en sus alimentos del día.

Por último, ante cualquier inquietud relacionada con los alimentos, lo mejor es acudir al médico o al nutricionista y considerar con mucha reserva toda noticia que presente un producto alimenticio como la solución para todo problema de salud.

Por fin: Chicharrones saludables

Por fin: Chicharrones saludables

Al incluir semillas de zapallo en la alimentación de los cerdos, científicos de la Universidad Nacional en Palmira, Valle (Colombia) lograron importante aumento de grasas insaturadas (saludable) que previenen taponamiento de arterias, altos niveles de colesterol y triglicéridos. Entérese de esta deliciosa solución.

La agencia de noticias de la Universidad Nacional divulgó recientemente cómo la reducción del maíz en la dieta de los cerdos, reemplazándolo en un 50% por semillas de zapallo, generó una importante reducción de las grasas saturadas.

De acuerdo con Ximena Hernández Arboleda, zootecnista de esta institución, las semillas de zapallo (Cucurbita moschata) se destacan por tener un alto contenido de ácidos grasos insaturados, además de vitamina E y carotenoides que permiten, a través de una dieta regular, favorecer la transformación de grasa de cerdos en grasa benéfica.

Es así como de cada 100 gramos del magro dorsal, o lomo del cerdo, solo 9,95 gramos son grasa. Teniendo en cuenta que el consumo recomendado de grasa por porción para mujeres es de 12 % y para hombres de 9 %, con esta investigación nos propusimos encontrar maneras de mitigar afectaciones negativas sin desmejorar el sabor de la carne”.

La grasa del cerdo alimentado con una dieta compuesta en un 50% por semillas de zapallo reportó un 59,6 % de ácidos grasos poliinsaturados (indicador conocido como asimilación); con la dieta del 25 % en semillas y el 75 % en concentrado se logró llevar ese indicador al 48,5 %, mientras que la alimentación compuesta completamente por concentrado comercial llegó en ese ítem al 30,8 %.

“El estudio puede servir como un primer paso hacia una mejora mucho más sustancial de la calidad de la grasa de cerdo en el país, pensando en porcentajes cercanos al 100% de ácidos grasos poliinsaturados a futuro”, proyecta la zootecnista.

En un informe del Fondo Nacional de la Porcicultura de Colombia se reporta que en 2017 el consumo de carne de cerdo en el país alcanzó los 9,2 kilos anuales por habitante. A su vez, 7 de cada 10 familias incluyen la carne de cerdo en su dieta de proteína animal.

Lonchera es sinónimo de nutrición

Lonchera es sinónimo de nutrición

La lonchera nunca va a reemplazar el desayuno o el almuerzo de su hijo, sin embargo es un complemento para la etapa de desarrollo en la que este se encuentra. Si no sabe cómo prepararle el refrigerio, tome nota.

Cuando los niños se encuentran en edad escolar, las mamás acostumbran mandarles lonchera, que aunque no reemplaza las comidas principales (desayuno o comida), es un complemento que aporta del 10 al 20% de las calorías totales diarias para su salud.

Sin embargo, no siempre saben combinar bien los alimentos y terminan empacándoles dulces o comida chatarra. Según la nutricionista clínica infantil, Clara Rojas Montenegro, “la lonchera debe estar integrada principalmente por este grupo de alimentos: energéticos, constructores y reguladores”.

  • Alimentos energéticos: Esencialmente son los que suministran calorías, aquellos que tienen carbohidratos, grasas y fibra. Dentro de este grupo de alimentos podemos encontrar: pan, galletas, barra de cereales, maní, aceitunas, arepa, tostadas.
  • Alimentos constructores: Se refiere a las proteínas que tiene como fin la formación de tejidos. Dentro de este grupo están los lácteos (quesos, yogur, leche), huevos y carnes.
  • Alimentos reguladores: Tienen nombre propio y son las frutas y verduras, encargadas de prevenir enfermedades infecciosas. En la lonchera se pueden incluir: fresas, naranjas, kiwis, bananos, uvas, manzanas, sandía, melón, y vegetales como zanahorias, palitos de apio, o tomates pequeños.

¿Falta algo?, sí, el líquido. Lo más fácil es meter en la lonchera una botellita de gaseosa o jugo de frutas (de caja). Pues no. Lo ideal para sus hijos, sería una botella de agua, sin embargo, no a todos les parecerá muy atractivo. Por eso, un jugo o infusiones de frutas preparadas en casa, son la mejor opción.

¡Ojo! Lo dice la Academia Americana de Pediatría (AAP), “si bien los jugos de frutas son ricos en vitaminas y minerales, son altos en calorías”. Por ello, recomienda que los niños entre 1-6 años de edad no tomen más de 6 onzas (1 porción) de jugo/día y de 7-18 años no más de 12 onzas (2 porciones).

La idea padres, tampoco es privar a sus hijos del dulce, son niños, les gusta y lo necesitan, pero para eso recomienda la Doctora Rojas, empacarles galletas integrales o chocolatinas y fomentarles siempre una actividad física regular.

Quinua…del campo para el mundo

Quinua…del campo para el mundo

Este alimento perteneciente a la familia de la espinaca, la acelga y la remolacha, llegó a reemplazar los granos infaltables en las comidas: para unos el cuscús, para otros el arroz.

Esta semilla, según expertos contiene el doble de proteínas que el arroz y la cebada y es gran fuente de calcio, hierro, potasio, magnesio, manganeso, antioxidantes, vitaminas del grupo B, vitamina E, cobre, fósforo, fibra, aminoácidos y zinc.

De acuerdo con la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos (EE.UU.), la quinua es una semilla saludable y rica en proteínas, considerada por muchos como un grano integral, porque contiene todas las partes originales del grano o semilla, convirtiéndolo en un alimento más saludable y más completo. La quinua no contiene gluten y su harina es un buen sustituto de la harina de trigo. Con sabor a nuez y suave, la quinua se puede disfrutar de muchas maneras.

Elementos que aportan diferentes beneficios a la salud del ser humano:

  • Aminoácidos: importantes componentes de proteínas que forman los tejidos, músculos, huesos y producen hormonas.
  • Antioxidantes: gracias a sus flavonoides, ayudan a fortalecer el sistema inmunitario, proteger el organismo de radicales libres, previenen el envejecimiento prematuro y reducen el riesgo de cáncer y trastornos cardiovasculares.
  • Calcio: es el elemento que ayuda a mantener los huesos y músculos sanos y fuertes, controla el sistema nervioso y el ph corporal.
  • Cobre: gracias a la intervención en la formación de colágeno ayuda a mantener sanos el cabello y las uñas. Por otro lado, trabaja en la construcción de tejidos y da energía a las diferentes células del cuerpo.
  • Fibra: mantiene el equilibrio del azúcar en la sangre, previniendo enfermedades como la hipoglicemia, cardíacas y cerebrovasculares, interviene en el proceso de quema de grasa, mejora la digestión y reduce el colesterol.
  • Fósforo: ayuda a prevenir enfermedades óseas como la osteoporosis, actuando en la formación de proteínas, siendo un mineral indispensable para el buen funcionamiento de los sistemas digestivo y renal.
  • Hierro: ayuda a transportar el oxígeno a través del cuerpo, siendo parte esencial de la hemoglobina encargada de componer los glóbulos rojos, proceso que de no llevarse a cabo, puede generar anemia. Este mineral es definitivo en la buena salud de la piel, uñas y el cabello.
  • Magnesio: el cuerpo lleva a cabo más de 300 procesos enzimáticos que éste no podría realizar sin la ayuda del magnesio, es además responsable de los huesos y la regeneración energética y síntesis de ADN y ARN.
  • Potasio: la falta de potasio en el cuerpo puede generar hipertensión, razón por la cual es un elemento clave para el corazón.
  • Vitamina B12: De esta vitamina depende que sistema nervioso y glóbulos rojos se encuentren sanos. Si el cuerpo no tiene suficiente vitamina B12, se puede estar propenso a sufrir debilidad, palidez, pérdida de apetito, anemia, e incluso problemas respiratorios.
  • Vitamina E: protege al organismo de los radicales libres, lo que reduce el riesgo de padecer enfermedades del corazón y el cerebro.
  • Zinc: este elemento tiene como función activar las células T, encargadas de combatir las células cancerosas y diferentes enfermedades que se propongan acabar con el organismo. Es un excelente cicatrizante. Tener bajos niveles de zinc puede causar debilidad, problemas de memoria, depresión, diarrea y anemia.

Su nivel de grasa monosaturada la convierte en una gran opción para servir como cereal al desayuno, su alto contenido en fitonutrientres antiinflamatorios la convierten en una aliada en prevención y tratamiento de enfermedades y los ácidos grasos como el omega 3, buenos para el corazón.

Este alimento sin contenido en gluten, se cosecha en países como Argentina, Colombia, Chile, Ecuador, Bolivia y Perú. Existen tres especies, unas son semillas blancas, otra rojas y otras negras, suelen utilizarse para hacer diferentes comidas como: pan, sopas, ensaladas. Las hojas de la quinua también son comestibles.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, la producción sostenible de cultivos infrautilizados puede ayudar en los desafíos a los que se enfrenta el mundo moderno, aprovechando el conocimiento acumulado por nuestros antepasados y los pequeños agricultores familiares que actualmente son los principales productores de quinua.

La Asamblea General de las Naciones Unidas declaró el 2013 como el “Año Internacional de la Quinua” en reconocimiento a las prácticas ancestrales de los pueblos andinos, que han sabido conservar la quinua en su estado natural como alimento para las generaciones presentes y futuras.

Papaya: un alimento ideal para el estómago

Papaya: un alimento ideal para el estómago

Considerada como una de las frutas más ricas e ideales para curar y prevenir enfermedades, especialmente relacionadas con el estómago, se dice que quienes descubrieron el efecto medicinal de esta planta fueron los mayas.

Según la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos (EE.UU.), la papaya es una planta cuyas hojas se usan para hacer medicinas. Esta fruta se utiliza para la prevención y el tratamiento de los trastornos del tracto gastrointestinal, para las infecciones intestinales por parásitos y como un sedante y un diurético. También se utiliza para los dolores de nervio (neuralgia) y para la elefantiasis, que es la hinchazón de grandes áreas del cuerpo, consecuencia de un trastorno poco frecuente del sistema linfático causado por gusanos parásitos.

Contiene vitaminas A, C, D y algunas del grupo B, minerales como calcio, potasio, sodio y también fibra dietética, es una fruta rica en antioxidantes, carotenoides y papaína, una enzima que ayuda a mantener un sistema digestivo sano que digiere las proteínas de los alimentos.

Según la Organización Alimentación Sana, la papaína se encuentra en concentraciones muy elevadas en los frutos maduros, y con su extracto se elaboran suplementos dietéticos con base en enzimas digestivas.

Además de favorecer la digestión, como uno de sus grandes beneficios, la papaya también es una fruta que gracias a su contenido en fibra, tiene un poder desintoxicante, buen antioxidante debido al caroteno, vitamina C y flavonoides. Es depurativa, ayuda a limpiar el colon y los intestinos; también es preventiva, contra el cáncer, enfermedades cardiovasculares y artritis.

Es una fruta antiinflamatoria por la acción de Vitamina C, E, betacarotenos y enzimas. Ideal para quienes sufren de colon irritable o úlceras intestinales ya que ayuda en la buena digestión.

Es laxante por lo cual se recomienda a quienes padecen estreñimiento, y por su alto contenido en vitamina C, aumenta las defensas.

Favorece la formación de colágeno (la proteína estructural por excelencia), y activa la absorción del hierro, mejora la salud de la piel, las mucosas y el sistema inmunitario. También ayuda en el tratamiento de las heridas, gracias a la papaína elimina zonas necróticas y cicatriza.

Pero no sólo la pulpa de esta fruta es la que tiene beneficios en la salud del ser humano. Las pepas, que generalmente se desechan después de abrir la fruta, intervienen en muchos procesos de curación y prevención de algunos órganos, que se describen a continuación:

Hígado: Teniendo en cuenta que es el encargado de limpiar nuestro cuerpo, las semillas de papaya son una buena opción para ayudar en su proceso de depuración. En los casos de cirrosis hepática, son un tratamiento natural.

Estómago: En casos de infecciones estomacales, por estafilococos o salmonella, consumir las semillas de papaya con una infusión de manzanilla puede resultar un tratamiento muy útil.

Intestinos: Para eliminar los parásitos intestinales, nada mejor que las enzimas proteolíticas que se encuentran en las semillas de papaya.

Riñones: Tanto en casos de sufrir insuficiencia renal o para el proceso depurativo de estos órganos.

Para aquellas personas que desean bajar de peso y quemar la grasa: Una dieta en la que se incluya esta semilla (antes de cada comida), ayuda a impedir la absorción de grasas en exceso y acelera el proceso de digestión.

FUENTES: https://medlineplus.gov/spanish/druginfo/natural/488.html
http://www.alimentacion-sana.org/PortalNuevo/actualizaciones/papayaencimas.htm

Confíese de lo natural, pero sin correr riesgos

Confíese de lo natural, pero sin correr riesgos

Sin usted darse cuenta, la mezcla de medicamentos y suplementos alimenticios o vitamínicos pueden ser perjudiciales para su salud. Consulte al médico antes de comenzar cualquier tratamiento y evítese riesgos.

Los suplementos vitamínicos por lo general, venden ingredientes 100% naturales. Sin embargo, no siempre estos productos sintéticos, son los más recomendables.

Los suplementos están compuestos a base de vitaminas, minerales, hierbas, agregados botánicos, aminoácidos y enzimas, entre otros componentes. Todos estos nutrientes que se encuentran en las frutas, vegetales, carnes magras, y otros alimentos que no producen reacciones contraproducentes al organismo.

Sin embargo, los suplementos pueden aumentar o disminuir la absorción, metabolización o excreción de los medicamentos, lo que impide que éstos últimos actúen de manera correcta según el tratamiento que se esté llevando a cabo.

La Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos (EE.UU.) señala que aún medicamentos seguros pueden causar efectos secundarios o interacciones no deseadas con otros medicamentos o comida que usted esté tomando.

Un ejemplo de mezclas perjudiciales se ve representada en la toma de medicamentos para tratamientos de trasplantes de órganos, cardiopatías, depresión, VIH/SIDA, pastillas anticonceptivas y suplementos herbolarios. Dependerá de la medicina la gravedad de los resultados.

El ginkgo biloba junto con suplementos de vitamina E y medicamentos como la aspirina, pueden en conjunto adelgazar la sangre; ¿qué riesgos conlleva esto?, hemorragias internas o derrames cerebrales. Aunque muchas personas los consumen para asegurarse una ingesta adecuada de nutrientes esenciales, la verdad es que estos suplementos no deben reemplazar los alimentos que componen una dieta sana.

En el caso de los niños, la mezcla de estas dos sustancias (suplementos y medicamentos), también puede generarles daño porque su metabolismo trabaja de forma diferente por edades. Si es una persona que padece una enfermedad, está embarazada o tiene planeada una cirugía, debe evitar los suplementos o consultar antes al médico.

El oficial médico Robert Mozersky, de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos, asegura que los consumidores quizás crean que un producto “natural”, tal como un suplemento herbolario o el aceite de pescado, no puede hacerles daño, pero “natural no siempre significa seguro”, aclara. Por ejemplo, muchos productos para adelgazar alegan ser “totalmente naturales” o “herbolarios”, pero sus ingredientes pueden interactuar con los medicamentos o ser peligrosos para las personas con ciertas enfermedades.

Y aunque evaluar la eficacia de los suplementos no es su tarea, por el contrario, si lo es evaluar los ingredientes comestibles que el fabricante adhiera al suplemento como nuevos o tomar medidas si estos productos se encuentran adulterados, con errores en su identificación o si no son seguros para el consumidor.