Infecciones postoperatorias:  Un riesgo que se puede evitar

Infecciones postoperatorias: Un riesgo que se puede evitar

Entre las causas por las que se generan infecciones de sitio operatorio (ISO), se encuentran: la falta de asepsia del cuarto de cirugía y por los médicos que la llevarán a cabo. Un correcto lavado de manos con jabón o antibacterial, reduce en gran medida los riesgos.

Factores como fumar, rasurarse cerca de o en el lugar de la operación y algunos problemas de salud como diabetes, obesidad o alergias, pueden facilitar el desarrollo de una ‘infección del sitio quirúrgico u operatorio’, que es la contaminación en la parte del cuerpo donde se realizó la operación.

La Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos, clasificó las heridas quirúrgicas según el riesgo de infección en: limpia (sin inflamación ni infección, que se cierran con normalidad), limpia-contaminada (se da particularmente, en operaciones que comprometen el tracto biliar, apéndice, vagina y orofaringe), contaminada (heridas abiertas con inflamación aguda no purulenta) y sucia (heridas viejas con retención de tejido ‘desvitalizado’, por lo general causan infección por organismos presentes en la cirugía).

Según la Fundación Santa Fe de Bogotá, las infecciones de la herida quirúrgica se clasifican de la siguiente manera: incisional superficial, profunda, de órgano y espacio, caracterizándose por los síntomas que se mencionan a continuación:

  • Incisional superficial: sucede durante los 30 días después de la cirugía, comprometiendo únicamente piel y tejidos blancos subcutáneos a la herida, generando signos de dolor, inflamación, herida deliberadamente abierta, calor, drenaje purulento.
  • Incisional profunda: drenaje purulento en la zona, absceso. Si no hay implante ocurre durante los 30 días después de la cirugía, en caso de implante relacionado con ésta, la infección puede ocurrir un año después.
  • Infección de órgano y espacio: sucede igual que el anterior en casos de implantes. La infección puede comprometer órganos o espacios diferentes al de la cirugía. Drenaje purulento por un dren (mecanismo que facilita la salida de líquidos al exterior del cuerpo) sacado de un órgano, abscesos.

Sin embargo, entre los síntomas más comunes se destacan el enrojecimiento y dolor en el área de la cirugía o directamente en la herida, drenaje purulento y fiebre.

La recomendación más importante que hace el médico para cuidar una herida y evitar que ésta se infecte al momento de volver a casa, es lavarse las manos antes y después de manipularla, de lo contrario, si tiene síntomas como los antes mencionados, lo mejor es que acuda al servicio de salud.

¿Sufre de disfunción eréctil?

¿Sufre de disfunción eréctil?

Lograr y mantener una erección ya no debe ser un problema. Cialis es el medicamento aprobado por la FDA.

La disfunción eréctil afecta a hombres de cualquier edad y se caracteriza por la imposibilidad de lograr y mantener una erección. La enfermedad puede manifestarse de diferentes formas: leve o grave y los síntomas comunes incluyen:

  • Alcanzar una erección que no es suficiente para la penetración
  • O por el contrario, una erección incapaz de mantenerse hasta el final de la actividad sexual.

Para superar este problema, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), aprobó en el 2003, el medicamento Cialis. Sin embargo, en el 2011, se certificó que la misma medicina era posible de “tratar los signos y síntomas de la hiperplasia prostática benigna (BPH), una condición que se caracteriza por un agrandamiento de la próstata” y causa síntomas como: chorro débil, dolor al orinar y necesidad frecuente de orinar”.

De acuerdo con el fabricante del produto, Lilly USA, LLC 2017, Cialis (Tadalafil) es el fármaco indicado para tratar la disfunción eréctil o BHP en hombres. No obstante, es un medicamento que debe ser usado sólo bajo prescripción médica puesto que ayuda a aumentar la cantidad de sangre que fluye hacia el pene.

Como cualquier medicamento, este también puede producir efectos secundarios y los más comunes son:

  • Dolor de cabeza
  • Dolor muscular
  • Indigestión
  • Dolor de espalda
  • Congestión nasal

Entre otros efectos poco frecuentes pero que pueden ser graves se encuentran:

  • Una erección de más de 4 horas que puede causar lesiones a largo plazo.
  • Disminución de la visión o pérdida de la misma.
  • Disminución o pérdida de la audición

Aunque no se ha podido determinar si dichos eventos están relacionados directamente con el medicamento u otros factores, es aconsejable evitar el consumo del medicamento y acudir al médico.

Es importante recordar que este producto no debe tomarse más de una vez durante 24 horas, ni mezclarse con medicamentos que puedan contener nitrato, como aquellos para tratar la hipertensión o problemas del corazón.

La dosis recomendada para este medicamento es de 10 mg antes de la actividad sexual, pudiendo aumentar a 15 o 20mg dependiendo de la capacidad del cuerpo para tolerar los efectos. Sin embargo, recuerde que lo mejor es acudir al médico y ser prescrito directamente por él.

Viropausia, climaterio masculino, andropausia o como le llame… de que llega, llega.

Viropausia, climaterio masculino, andropausia o como le llame… de que llega, llega.

Como todo en la vida, a las hormonas sexuales también les llega el momento de hacer un alto y dar paso a nuevas etapas en los seres humanos. Este proceso de cambio en los hombres, se denomina andropausia.

La andropausia (‘andro’=varón y ‘pausia’ = cese) es un cambio hormonal que se desarrolla a partir de los 40 años en los hombres y está relacionado con el envejecimiento. Sin embargo, aunque tiene algunas similitudes con la menopausia en las mujeres, este proceso gradual no afecta directamente la etapa fértil en los hombres.

Conocido como menopausia o climaterio masculino, viropausia, Síndrome de Declinación de los Andrógenos con el Envejecimiento Masculino (ADAM de la sigla en inglés ‘Androgen Decline in Aging Male), hipogonadismo de inicio tardío y muchos otros nombres, la andropausia es un síndrome de la vejez masculina que un alto porcentaje de hombres, o desconoce o se niega a aceptar.

Los hombres son productores de testosterona, la hormona esteroidea más importante en su cuerpo, originada por los testículos, la cual les permite mantener los huesos y músculos fuertes además del deseo sexual, producir espermatozoides, glóbulos blancos y sentirse bien en general, a medida que el hombre envejece, estos niveles disminuyen de manera progresiva generando la andropausia.

Según datos recopilados en el Manual Merck, los niveles de testosterona tienden a disminuir, lo cual reduce el deseo sexual (libido), el aporte de sangre hacia el pene disminuye.

Estos cambios incluyen: Disminución de la sensibilidad del pene, disminución del volumen de fluido liberado durante la eyaculación, reducción de la advertencia de la eyaculación, orgasmo sin eyaculación, después del orgasmo, el pene se vuelve flácido (detumescente) más rápidamente y puede transcurrir un periodo más largo antes de la erección (período refractario).

Se notan cambios en la actividad intelectual, la memoria, la masa muscular, la fuerza, el vello corporal; cambios de humor (depresión, ansiedad e irritabilidad), osteoporosis, aumento de la grasa corporal, percepción de deterioro del estado general, trastornos del sueño, cambios de la piel, sudoración y calores.

Sobre la fertilidad, la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos (EE.UU.) explica que los conductos que trasportan el semen pueden volverse menos elásticos (un proceso llamado esclerosis). Los testículos continúan produciendo semen, aunque la tasa de producción de espermatozoides disminuye. El epidídimo, las vesículas seminales y la próstata pierden algo de sus células superficiales. Sin embargo, continúan produciendo el líquido que ayuda a transportar el semen.

Según investigaciones del urólogo y médico sexual, José Miguel Silva, “a pesar de que el factor de riesgo más importante para la aparición de disfunción eréctil es la edad, no se ha encontrado relación clara entre los niveles de testosterona y las alteraciones de la erección (…), parece tratarse de asociaciones independientes”.

No obstante, como ya se mencionaba, a partir de los 40 años los hombres comienzan a experimentar la disminución de testosterona, sin embargo, hacia los 70 años, de acuerdo a la incidencia de la andropausia, todos los hombres tendrán síntomas clínicos. Cabe anotar, que la menopausia es un proceso general, diferente a la andropausia que presenta porcentajes variables entre los 40 y 70 años, edad en la cual todos los hombres llegan a alcanzarla.

Respecto a las enfermedades relacionadas con la andropausia, se destacan el síndrome metabólico, alteraciones cardiovasculares, diabetes mellitus e hipertensión. Algunas de estas, como la osteoporosis, se manifiestan también en la menopausia.

Caballero: El tacto rectal y una prueba de laboratorio le pueden salvar la vida

Caballero: El tacto rectal y una prueba de laboratorio le pueden salvar la vida

El cáncer de próstata descubierto en sus etapas tempranas puede ser curado. Para ello el diagnóstico a través de la palpación y el test de antígeno prostático son fundamentales. No sea necio, vaya al médico.

Las células glandulares son aquellas que producen el líquido de la próstata que es agregado al semen. El lugar donde se producen generalmente todos los cánceres de próstata, denominados adenocarcinomas.

Otros tipos de cáncer originados en la glándula prostática pueden ser: sarcomas, carcinomas de células pequeñas, tumores neuroendocrinos y carcinomas de células transicionales, que no suelen ser tan frecuentes como el primero.

La próstata es una glándula que sólo tienen los hombres, que sirve para producir el líquido que protege y nutre a los espermatozoides presentes en el semen. Está ubicada debajo de la vejiga urinaria y delante del recto, tiene un crecimiento rápido durante la pubertad gracias al aumento en hormonas masculinas (andrógenos), como la testosterona y dihidrotestosterona.

Según el estudio “Evolución de la mortalidad por cáncer de próstata en Colombia”, publicado por la Sociedad Colombiana de Urología, esta enfermedad es la primera causa de incidencia y la segunda de mortalidad por cáncer en la población masculina. Los más afectados son aquellos entre 60 y 75 años.

Los síntomas más comunes son problemas al orinar, flujo urinario lento o debilitado, necesidad de orinar con más frecuencia en la noche, sangre en la orina, dificultad para lograr una erección, dolor en las caderas, espalda, tórax, debilidad o adormecimiento en las piernas, pies o incluso pérdida del control de la vejiga.

El Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos relaciona esta enfermedad con otras afecciones que pueden producir los mismos síntomas. En la medida en que los hombres envejecen, la próstata se puede volver más grande y obstruir la uretra o la vejiga. Esto puede causar problemas urinarios o sexuales. Esta afección se llama hiperplasia prostática benigna (HPB) y, aunque no es cancerosa, es posible que se necesite cirugía. Los síntomas de la hiperplasia prostática benigna u otros problemas de próstata pueden ser similares a aquellos del cáncer de próstata.

Entre los factores que podrían afectar el riesgo del hombre de sufrir esta enfermedad, se encuentran aquellos que no se pueden cambiar como edad -a partir de los 40 años- y grupo étnico, siendo la raza negra más propensa a sufrir y fallecer por esta enfermedad. En algunos casos, el factor hereditario: cuando padre o hermano padecieron cáncer de próstata, el riesgo se duplica.

Teniendo en cuenta que riesgos como los antes mencionados no se pueden controlar y otros como el tabaquismo, obesidad y procedimientos como la vasectomía, no tienen científicamente comprobada su relación con este cáncer, se recomiendan actividades saludables y sencillas como mantener un peso saludable, consumir frutas y verduras en vez de carnes rojas y hacer ejercicio como método de prevención.

La Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos (EE.UU.), en investigaciones recopiladas, enfatiza que para detectar un cáncer de próstata, el PSA (prueba sanguínea del antígeno prostático específico) y el tacto rectal, donde el médico introduce su dedo (con guante y lubricante) para palpar alguna anomalía, son los dos procedimientos que han dado mejores resultados.

¿Harto en el trabajo? Tómese un tiempo para aburrirse y desarrolle su creatividad

¿Harto en el trabajo? Tómese un tiempo para aburrirse y desarrolle su creatividad

¿Infra exigencia, apatía y desinterés?.. Usted padece el síndrome del aburrimiento laboral

Si ha llegado a sentirse desganado por la poca exigencia laboral en su trabajo, si no tiene retos que lo motiven y durante su jornada lo único que siente es una hartera infinita, tiene los síntomas del síndrome del aburrimiento.

En el ámbito laboral existen dos tipos de personas, las que tienen demasiado trabajo y se sacrifican por la empresa y los que no tienen mucho qué hacer y su trabajo no les resulta nada interesante; para estos últimos, el abogado y administrador Phillipe Rothlin y el periodista y filósofo Peter Werder, acuñaron el término ‘Boreout’ o (más allá del aburrimiento).

Este síndrome laboral, se basa en tres elementos fundamentales: la infra exigencia (sensación de que se puede rendir más de lo que el puesto y la empresa exigen); aburrimiento (desgano y apatía porque no se tiene o no se sabe qué hacer durante todo el día), y desinterés (falta de identificación con el trabajo y con la empresa).

”Si bien este no es un problema fatal, en términos psicológicos habla de un estado emocional de insatisfacción dentro de una existencia que se percibe como insulsa, vacía y sin sentido. Porque con la llegada del aburrimiento la persona manifiesta la impresión de que el gozo y las experiencias gratificantes propias de la vida han quedado detenidas”, señala el sitio web psyciencia.com

En este punto, aunque el aburrimiento implica que una persona se conforme con menos estimulación cerebral y ante estas circunstancias, el empleado puede caer en depresión, estrés, ansiedad, e incluso llegar al punto de perder la confianza en sí mismo; también tiene la oportunidad de aprovechar su estado y desarrollar la creatividad.

“Aburrirse estimula la creatividad y estar siempre ocupados la aniquila”, es la conclusión de un estudio realizado en la Universidad de East Anglia (Reino Unido), por Esther Priyadharshini y Teresa Belton. Esta última reclama en la revista “The Cambridge Journal of Education” que “el aburrimiento sea reconocido como una emoción humana legítima con un papel central en el aprendizaje y la creatividad”.

Sentirse aburrido no está mal, sin embargo, si se convierte en un estado repetitivo lo mejor es evaluarse a sí mismo y evitar hacerse daño al adquirir otros comportamientos (beber, fumar, comer), cuando toda su actividad se encuentra afectada.

La crianza de los hijos: un reto basado en el amor

La crianza de los hijos: un reto basado en el amor

El Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam), la Organización Humanitaria de la Iglesia Católica (Caritas) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), crearon hace algunos años la Colección Pastoral de la Infancia orientado a apoyar a las familias en el desarrollo psicosocial  de la primera infancia.

A partir del título “Desarrollo Psicosocial de los niños y las niñas”, afirman las autoridades en el tema, que “se ha comprobado que la autoconfianza, la autoestima, la seguridad, la capacidad de compartir y amar, e incluso las habilidades intelectuales y sociales, tienen sus raíces en las experiencias vividas durante la primera infancia en el seno familiar”.

Sin embargo, no todos los niños cuentan con la suficiente ayuda para su normal y feliz desarrollo durante sus primeros años; ya sea porque los padres o las personas a cargo del menor de edad no consideran importante aspectos como el contacto físico y emocional, los vínculos amorosos, la interacción de estos con el mundo y la seguridad que ofrece un ambiente cálido en el hogar.

La relación del niño con sus padres debería comenzar desde el período de gestación, puesto que es una oportunidad para el acercamiento tanto de la pareja (padre-madre), como de los padres hacia su hijo. Es importante que el niño nazca dentro de un hogar que lo reciba con cariño y más aún que la experiencia se afronte como natural y positiva y no como una enfermedad.

Cuando se habla de establecer un vínculo afectivo, es necesario que las relaciones con las personas que se encuentran con y alrededor del niño, sea cálida y cercana; ¿esto para qué?, para desarrollar la seguridad y la confianza en sí mismo, que aprenda a expresar sus sentimientos, a conocerse y desarrollar su autoestima.

Por otro lado, la interacción del niño con el mundo, es indispensable e importantísima porque aprende a desarrollar sus capacidades físicas y psicológicas, aprende a ser independiente y un explorador del medio que lo rodea, especialmente porque este descubrimiento lo hace a través de dos herramientas que le facilitarán la comunicación: el lenguaje y el juego.

Existen nuieve tipos de juegos y estos son: en solitario, en grupo, libres, con reglas, con adultos, con niños, verbales, de imaginación o con materiales. Cabe resaltar que “el juego le permite al niño: moverse y así desarrollar los músculos del cuerpo, explorar el mundo que lo rodea y así aprender sobre la naturaleza, las plantas, los animales, los objetos hechos por el hombre, aprender de los niños y personas mayores, desarrollar la imaginación y la creatividad y entretenerse, divertirse y expresar los sentimientos”.

Por último, no está de más decir como bien lo plantea la guía en el capítulo V que: “un ambiente familiar cálido y seguro favorece el desarrollo del niño o niña.