No le de la espalda a su columna

No le de la espalda a su columna

El estilo de vida contemporáneo garantiza la aparición temprana de dolores que en el 70% de los casos son incapacitantes. El remedio: cambiar hábitos y tomar precauciones de movilización, carga y descanso. Cuídese. Seguro notará la diferencia.

El sedentarismo, su consecuente obesidad y el estrés son, entre otros, los desencadenantes del dolor de espalda, región del cuerpo que más molestias sufre por el desacertado manejo que le damos: malas posturas, desconocimiento de las posiciones al sentarse, al pararse, al caminar e, incluso, al permanecer de pie.

“Las malas posturas desencadenan alteraciones degenerativas. Esta área es una de las más importantes, pues aporta gran parte del sostén y la motricidad del cuerpo”, señala el doctor Gerardo Casas, ortopedista, especialista en columna, del Centro Médico Imbanaco de Cali, Colombia.

Así mismo factores emocionales, como el estrés, la ansiedad, la depresión e, incluso, el sobrepeso y el estreñimiento crónico, aparecen, también, entre sus causas.

“La lumbalgia es el dolor, la tensión o la contractura muscular localizados por debajo de la última costilla y por encima del pliegue glúteo con o sin dolor en las piernas”, señala el doctor Casas.

En el 90% de los casos estos dolores son “benignos”, el resto pueden deberse a lesiones específicas, como hernias de disco, infecciones, enfermedades reumáticas, fracturas o procesos tumorales.

“El uso de medicamentos analgésicos, relajantes musculares y formas de terapia se encuentran indicados en la mayoría de los procesos agudos. Las terapias conductuales, mejoramiento del estado físico, modificaciones de las condiciones laborales y psicológicas, son determinantes en el manejo de las lumbalgias recurrentes o crónicas”, indica el ortopedista.

 “Una posición incorrecta durante un tiempo significativo, en un trabajo por largas horas frente a una computadora, implica entre otras cosas, una sobre-exigencia de los músculos llamados paravertebrales, que son aquellos colocados a los costados de la columna”, afirma el doctor Casas.

Estos músculos exigidos, por encima de su capacidad de trabajo, terminan por fatigarse y producir dolor, que luego se convierte en una contractura muscular, una reacción del organismo de inmovilizar automáticamente la zona para prevenir una lesión y disminuir el dolor.

En conclusión, “el mejor manejo es el que considera todos los aspectos del paciente: ejercicio, rehabilitación multidisciplinaria, educación, cambios conductuales y el reconocimiento de que cada paciente es un ser individual con condiciones físicas diferentes, trabajos diferentes, creencias y emociones particulares, que hacen que la respuesta al tratamiento también sea individual”, asegura el especialista del Centro Médico Imbanaco de Cali, Colombia.

Cómo influyen los suplementos en el deporte

Cómo influyen los suplementos en el deporte

Consumir suplementos debe hacerse bajo prescripción médica, de lo contrario no podrán ser aprovechadas sus ventajas.

Los suplementos pueden llegar a ser buena fuente de proteínas, ayudar a controlar el apetito, aumentar los niveles de energía, retrasar la fatiga y demás, pero no son una sustancia que deba tomarse sin supervisión médica, ni como la primera opción que se encontró en el supermercado.

La Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos (EE.UU.) señala que cada vitamina tiene funciones específicas. Si tiene bajos niveles de determinadas vitaminas, puede desarrollar una enfermedad por deficiencia. La mejor manera de obtener suficientes vitaminas es mantener una dieta balanceada con alimentos variados. En algunos casos, es posible que se necesite un multivitamínico diario para una salud óptima. Sin embargo, las altas dosis de algunas vitaminas pueden enfermarlo.

El uso de estos productos debe estar acompañado por un médico, de esta forma pueden alcanzar los beneficios y ventajas que brindan, especialmente si es usted una persona que practica actividad física regularmente. Algunos beneficios son:

  • Practicidad: Para quienes no tienen mucho tiempo, un suplemento no requiere gran preparación y ayuda a ingerir nutrientes de manera rápida.
  • Velocidad de absorción: A diferencia de los alimentos, los suplementos al ser digeridos, alcanzan el torrente sanguíneo en menor tiempo, lo que permite mayor energía y recuperación muscular después del ejercicio.
  • Evidencia científica: Algunos de los ingredientes que están contenidos en los suplementos, han sido certificados por entidades internacionales, sin embargo, no se debe confiar en todo lo que se encuentra ofertado.

Por ejemplo, en el comercio se pueden conseguir suplementos en forma de barras, polvo, cápsulas, líquidos y geles con un contenido a base de nutrientes y vitaminas que prometen rendimiento deportivo, quema de grasa y aumento de masa, sin embargo, aquí una pequeña lista del para qué sirven y cuáles debería consumir. Recuerde, siempre bajo supervisión médica:

  • Aminoácidos: Estructuras de las cuales están formadas las proteínas. Son utilizados para prevenir el deterioro de la masa muscular y mejorar el rendimiento.
  • Proteínas: Es esencial en el desarrollo de la masa muscular, reparación del tejido y ayuda a prevenir el desgaste del músculo. Proteína del suero de la leche es la más conocida.
  • Suplementos de post-entrenamiento: Aumentan el rendimiento y la fuerza durante la actividad física.
  • Suplementos de pre-entrenamiento: Ayudan a que el cuerpo se recupere de forma rápida y quede listo para una próxima sesión de trabajo. Pueden ser los aminoácidos como la glutamina.
  • Omega 3: Protege el corazón y el colesterol bueno que el cuerpo necesita.

Según información suministrada por el Sistema de Salud Pediátrica Nemours (EE.UU.), un caso es el de los deportistas adolescentes que utilizan medicamentos, como la hormona de crecimiento humano (HGH, por sus siglas en inglés) sin que se la haya recetado un médico podrían tener problemas de crecimiento y pueden desarrollar diabetes y problemas de corazón.

Es importante una evaluación nutricional porque un exceso de nutrientes en su organismo puede ser perjudicial para su salud, además de un plan de alimentación que vaya acorde a su actividad física. Tenga en cuenta que las proteínas permiten la adecuada alimentación, entrenamiento, descanso y reparación del tejido muscular.

¿Qué tanto sabe sobre suplementos vitamínicos?

¿Qué tanto sabe sobre suplementos vitamínicos?

En el mercado abundan cualquier cantidad de suplementos y aunque todos prometen un cuerpo fitness, no todos traen beneficios a su salud. Conózcalos.

Hoy en día, la cultura fitness es la que está mandando la parada en el mundo. Por eso, quienes roban las miradas son los cuerpos atléticos y trabajados tanto en hombres como en mujeres. Pero ¡ojo!, lo que empieza como actividad física regular, puede convertirse en una adicción por alcanzar el cuerpo de culturista que venden algunos programas televisivos, revistas o propagandas callejeras.

El gimnasio es el lugar donde aparte de encontrar los cuerpos soñados, también se descubren los suplementos deportivos: aquellas vitaminas que en la mayoría de los casos, entran a reemplazar los nutrientes naturales que nos brindan los alimentos.

¿Qué prometen estas sustancias? Aquello que usted cree estar necesitando: aumento de su masa muscular, eliminación de la grasa no deseada, aumentar la resistencia, el rendimiento (también sexual) y la testosterona. No se deje engañar, ni perjudicar.

Antes de empezar a tomar aditamentos, se debe hablar con el médico para que este le practique exámenes, a partir de los cuales, sabrá qué tipo de suplementos son beneficiosos para usted y en qué cantidades.

Según la Academia Americana de Médicos de Familia de Norteamérica, tener demasiado de algunas vitaminas en su sistema también puede ser peligroso. Por ejemplo, una sobredosis de vitamina A durante el embarazo puede causar problemas en el desarrollo del bebé. Por esta razón, es muy importante hablar con su médico antes de empezar a tomar cualquier suplemento. Esto es muy importante si usted está embarazada o tiene afecciones de salud.

A continuación se detallan algunos de los suplementos que podrían poner en verdadero riesgo su salud. Tome nota:

No recomendados:

  • Efedrina: Aunque es un suplemento eficaz para la pérdida de grasa rápida, promover el estado de alerta y aumentar la energía durante los entrenamientos, también lo es para generar accidentes cerebrovasculares y complicaciones cardíacas.
  • Suplementos de un solo aminoácido (excepto glutamina): Todos los aminoácidos esenciales y no esenciales, son requeridos por el cuerpo para mantenerse saludable, y si estos se encuentran en los alimentos (carnes magras, frutas, vegetales, pescado, etc), ¿para qué conformarse con menos?
  • Bloqueadores de carbohidratos: Estos suplementos venden mucho porque como su nombre lo dice “bloquean los carbohidratos”, lo que hace creer a las personas que tendrán menos calorías, cuando contrario a eso, consumirán el doble. Además de obesidad, puede causar hinchazón, gases, náuseas, vómitos y diarrea. ¿De esta forma quiere quemar grasa?
  • Aquellos que prometen aumentar la testosterona: Debido a las promesas, se tiene la falsa creencia de que estos suplementos aumentan la resistencia, mejoran el rendimiento (también sexual), ganan masa y fuerza muscular de manera rápida.

La verdad es que consumir estas creencias puede derivar en retención de líquidos, impotencia, acné, alopecia, minimizar la autoproducción de la hormona (testosterona) y ginecomastia (engrandecimiento patológico de una o ambas glándulas mamarias).

No está de más informarse y más importante aún, acudir al médico antes de iniciar cualquier programa que requiera la ayuda de suplementos.

Datos recopilados en el Manual Merck indican que consumir poca cantidad de una vitamina puede causar un trastorno alimenticio, aunque la probabilidad de desarrollar una carencia vitamínica es baja si se tiene una alimentación variada. La falta de vitamina D es una excepción, esta deficiencia es frecuente entre grupos de personas como los ancianos, incluso si se alimentan de forma adecuada. Los veganos, que no consumen productos de origen animal, pueden tener carencia de vitamina B12, presente en dichos productos. Lo que no se observa casi nunca es falta de biotina o de ácido pantoténico.

Actividad física, pero no hasta el límite

Actividad física, pero no hasta el límite

Ciclismo, fútbol y gimnasia  son los deportes más implicados en muertes súbitas, causadas  especialmente por miocardiopatía arritmogénica e hipertrofia ventricular. ¿De qué se trata?

El terreno de juego durante prácticas deportivas, ha sido testigo de grandes pérdidas humanas para el deporte  en todo el mundo. El fútbol, por ejemplo, ha visto desplomarse en su cancha a jugadores como el camerunés Marc-Vivien Foe, que falleció el 26 de junio de 2003 en la Copa Confederaciones jugada en Francia.

Otros que corrieron con la misma suerte fueron el jugador del Benfica Miklos Feher, el defensa brasileño Serginho, del Sao Caetano (2004) y el sevillista Antonio Puerta (2007). En otros deportes como el ciclismo, el británico Tom Simpson falleció en 1965 de forma fulminante cuando ascendía el Mont Ventoux, en el Tour de Francia, a este caso le siguieron otros como el del ciclista italiano Denis Zanette y el del francés Fabrice Salanson, ambos fallecidos en el 2003.

Dentro de los deportes más fuertemente implicados se encuentran ciclismo, fútbol y gimnasia. Las causas más habituales de muerte en estos pacientes han sido la enfermedad ateromatosa coronaria en 25 casos (40,9%) y en mayores de 30 años, miocardiopatía arritmogénica en 10 (16,3%), miocardiopatía hipertrófica en 4 (6,5%) y la hipertrofia ventricular izquierda idiopática en 3 (4,9%); y el dopaje en el caso de Simpson.

La Federación Argentina de Cardiología (FAC) explica que la hipertrofia se basa en la identificación del aumento de peso del corazón determinado principalmente por el aumento del tamaño de los miocitos (célula del tejido muscular); también se debe tener en cuenta que si bien las células musculares cardíacas constituyen el menor porcentaje de todas las células del miocardio, al ser las más grandes la variación de su tamaño determinará un impacto significativo en el peso final del corazón.

Las principales causas de muerte súbita identificables en deportistas menores de 30 años, son la miocardiopatía arritmogénica y la hipertrofia ventricular izquierda grave aunque un 30 % son inexplicables.

En general, la incidencia de muerte súbita durante la actividad deportiva es escasa y varía según el país y el deporte practicado (alrededor de 0,26 casos por 100.000 habitantes al año). Sin embargo, dentro de las causas que provocan muerte súbita entre los deportistas, la patología cardiovascular es la más frecuente, al igual que en la muerte súbita no asociada al deporte.

Según datos recopilados en el Manual Merck, cuando una de las arterias tiene un trayecto anómalo a través del músculo cardíaco (más que en su superficie) pueden causar la muerte súbita en los deportistas cuando la compresión corta el flujo de sangre al corazón durante el ejercicio.

En practicantes de mayor edad predomina la enfermedad ateromatosa coronaria, mientras que en los más jóvenes destacan las cardiopatías de origen congénito.

Es importante resaltar que así como son importantes los controles de los atletas de élite, también lo son para todo el que practique un deporte, sobre todo a partir de los 30 años. ¡Cuídese!

Haga ejercicio y evítese dolores lumbares

Haga ejercicio y evítese dolores lumbares

La práctica de ejercicio, es una buena opción para mantener su espalda libre de estrés y/o mejorar las dolencias acumuladas con el paso de los días.

Los dolores de espalda suelen deberse a malas posturas, sobreesfuerzos, estrés y/o levantar cosas muy pesadas. Para aliviar este dolor tan común en los seres humanos, el ejercicio físico regular o las pausas activas durante nuestras jornadas laborales, son muy beneficiosos.

Toma nota de las siguientes recomendaciones que puedes llevar a cabo para evitar esta dolencia que poco a poco puede consumir tu calidad de vida:

POSTURA

  • Si tu trabajo exige estar mucho tiempo sentado:
    • Busca que la silla tenga un respaldo con el que tus piernas queden en un ángulo de 90°.
    • Intente estar cómodo pero manteniendo su posición con la espalda recta.
    • Cada hora realice una pausa activa con estiramientos (se explican más adelante)
    • Sin pensar y a medida que pasa el tiempo, se encorva el cuerpo echando hacia adelante el cuello y la espalda. Evite hacer eso.
    • Tenga en cuenta cada cierto tiempo cruzar las piernas, es importante que éstas se mantengan en movimiento.
    • Cuídese de no sentarse en el borde de las sillas, dicha postura lleva a sus vértebras a sufrir problemas.
    • Cada vez que le sea posible levantarse de la silla, hágalo y camine.
  • Si tu trabajo exige levantar peso:
    • Evite lesionarse la espalda cargando pesos excesivos.
    • Al agacharse flexione primero las rodillas, manteniendo siempre la espalda rectar sin doblar la columna.
    • Al recoger algo del suelo (un objeto que deba cargar), procure que sea con las dos manos, acérquelo al cuerpo y levántese despacio.
    • Si en lugar de recogerlo, debe arrastrarlo y es muy pesado, lo mejor es llevarlo pegado a tu cuerpo y a la altura de la cintura.
  • Si tu trabajo implica estar de pie:
    • Cada 15 o 20 minutos cambia el apoyo de tus pies.
    • Camina pequeños pasos cada vez que te acuerdes, flexionando las rodillas un poco.
    • Mantén siempre la columna recta.

PAUSA ACTIVA

Una útil, corta y entretenida rutina de ejercicios que aportará excelentes resultados a tu salud y productividad.

  • Para el síndrome del túnel del carpo:
    • Estire los tendones de las muñecas. Tome todos los dedos de la mano en dirección hacia el suelo y realice el estiramiento durante 10 segundos, haciendo presión hacia el cuerpo, cambie de brazo.
    • Junte las manos, llévelas encima de la cabeza y extendiendo los codos ejerza presión durante 10 segundos.
  • Músculos de la zona cervical:
    • Entrelace las manos y llévelas detrás de la espalda, ejerza presión y sostenga durante 10 segundos.
    • Empínese, entrelace los dedos de las manos y lleve los brazos hacia arriba durante 10 segundos.
    • Con la mano derecha cúbrase la oreja izquierda, y llevando la cabeza hacia el brazo derecho, presione con poca fuerza (realice lo mismo hacia el otro lado).
  • Músculos del cuello:
    • Sentado en una silla, lleve la cabeza hacia atrás y manténgala así durante 30 segundos.
    • Sentado en una silla, lleve la cabeza hacia abajo y clave el mentón contra el pecho con un poco de presión ayudado por los brazos.
  • Fatiga visual:
    • Mire alternativamente los objetos cercanos y lejanos (más de seis metros) o tome un objeto, acérquelo y aléjelo mientras enfoca la mirada en éste.
    • Caliéntese las manos frotándolas entre sí y colóquelas en sus ojos cerrados, espere 10 segundos.
  • Espalda y cuello:
    • Con ambas manos amase los músculos posteriores del cuello y de la región superior de la espalda durante 10 segundos.
    • Pase los brazos por detrás de la espalda, con la mano derecha tome la muñeca izquierda y tire suavemente hacia abajo. Incline la cabeza hacia hombro derecho. Sostenga por diez segundos. Cambie de lado, realice tres series de diez segundos cada una.
  • Músculos de los brazos:
    • Lleve su mano hacia la espalda por encima de la cabeza, con la mano contraria, empuje el codo hacia atrás y percibirá el estiramiento de los músculos del brazo.
    • De pie con los brazos extendidos y las manos entrelazadas, elévelas hacia el lado derecho a la altura de los hombros, sostener por diez segundos y cambiar hacia el otro lado. Repita tres veces.
    • Enlace las manos por detrás de la espalda, con las palmas en dirección hacia el interior, tire suavemente hacia arriba. Sostenga durante diez segundos y realice tres repeticiones.
  • Omoplatos:
    • Con los dedos entrelazados tras la cabeza, mantenga los codos estirados hacia el exterior con la parte superior del cuerpo erguida, trate de acercar los omoplatos uno contra el otro. Sostenga durante diez segundos en tres repeticiones.
  • Abdomen:
    • De pie, con las rodillas firmes y las manos en la cintura, lleve los hombros hacia atrás y contraiga el abdomen, sostenga por diez segundos y vuelva a la posición inicial. Realice tres repeticiones.