Los planes de atención domiciliaria de la medicina prepagada son un plus a su tranquilidad

“Pagar más para estar bien”, es lo que dicen algunas personas cuando se les pregunta por el servicio de medicina prepagada y no se equivocan. Al igual que los PAC (Planes de Atención Complementaria), son prestaciones de salud que se ajustan a las necesidades médicas y capacidades económicas de los pacientes, para mejorar el servicio en la atención.

Para nadie es un secreto que de las peores cosas que hay en la vida, es esperar a ser atendido en una EPS, por esta razón se hace primordial para la mayoría de los centros médicos que ofrecen estos planes, reducir los tiempos de espera para llevar a cabo una consulta, autorizar un examen o solicitar cita con un especialista.

Entre los servicios más comunes y beneficiosos para los pacientes, en cuanto a comodidad, está la atención domiciliaria, hospitalizaciones en habitaciones individuales (con cama para acompañante en algunos casos), la atención de urgencias o emergencias con una demora no mayor a 20 minutos.

En Colombia, para el caso que nos ocupa, se encuentran a disposición Planes de Atención Complementaria en instituciones médicas como: Sura, Famisanar, S.O.S, Nueva EPS y Compensar; la medicina prepagada, la manejan entidades como Cafesalud, Colsanitas / Medisanitas y Coomeva.

Esta última por ejemplo, es una entidad que ofrece cuatro planes denominados: Tarjeta oro, Oro plus, Tradicional especial y Plata joven. Aunque la diferencia se nota entre lo que ofrece cada uno, intentan no dejar por fuera consultas con médico general y especialista que para cualquier paciente son una necesidad más que un lujo por adquirir la tarjeta.

Ese es otro punto a favor de dichos planes, privilegios como tener una asistencia en viajes, traslado a citas médicas (en caso de no poder asistir por sus propios medios), poder elegir el médico de su preferencia durante todo un tratamiento, ser acompañado por una enfermera durante su convalecencia, tener cubierto todo el tratamiento en caso de padecer VIH o cáncer, entre otros.

Pagar más por lo general traerá más privilegios y servicios. Los niños y ancianos suelen ser los más beneficiados y vale la pena, no sólo la atención sino estar bien y saber de antemano que ante cualquier eventualidad, si de salud se trata, estará cubierta sin excusas, sin demoras y con un personal siempre dispuesto a atenderlo, donde sea que usted se encuentre.