Sustancias como el polen de las plantas, el polvo, el pelo de los animales o ciertos alimentos, pueden causarle rinitis. Si usted es alérgico a alguno de estos componentes u otros no mencionados, evite inhalarlos.

La rinitis se refiere a un conjunto de síntomas causados por alérgenos que al ser inhalados, causan alergia y afectan la nariz. Sustancias como el polen de las plantas, el polvo, el pelo de algunos animales o ciertos alimentos, pueden desencadenar este fenómeno. El Manual Merck describe cinco tipos de esta afección respiratoria:

  • Rinitis alérgica: También llamada ‘fiebre del heno’ consiste en una reacción alérgica al polen. El pasto, la maleza o los árboles son sus causantes, sin embargo, los tipos de plantas que la causan varían de una persona a otra, así como las regiones donde se produce.  Puede ser una reacción hereditaria especialmente si es la madre quien la padece. Sus signos ocurren poco después de estar en contacto con la sustancia que la desencadena e incluyen: estornudos, ojos llorosos, picazón en nariz, boca, ojos, garganta o piel y rinorrea (flujo nasal).
  • Rinitis vasomotora: También llamada ‘rinopatía no alérgica’, es una afección de causa desconocida. Se sabe que algo irrita la nariz y esas causas pueden ser: medicinas, alimentos picantes, emociones fuertes, contaminación del aire o una atmósfera seca.
    Entre sus síntomas más comunes, el paciente puede presentar: goteo nasal, congestión nasal (nariz tapada), secreción nasal acuosa o sibilancias.
  • Rinitis atrófica: Parecida a una rinitis crónica, se caracteriza por la formación de costras en las cavidades nasales. Los síntomas incluyen: mal olor, hemorragias nasales, pérdida del olfato, obstrucción nasal, infecciones secundarias, faringitis, otitis, entre otros.
  • Rinitis aguda: Se manifiesta por un resfriado común, puede ser causada por infecciones. Los síntomas generalmente duran poco tiempo y estos son: secreciones nasales, estornudos, falta de olfato y picor.
  • Rinitis crónica:  Es una inflamación permanente que puede ser de origen alérgico. Entre otras causas, pued producirse en la sífilis, rinosclerosis (causa obstrucción nasal progresiva), rinosporidiasis (caracterizada por pólipos hemorrágicos), leishmaniasis, histoplasmosis y otros trastornos caracterizados por formación de granulomas y destrucción de tejido blando, cartílago y hueso.

Si usted conoce los factores desencadenantes de su rinitis, evítelos. Es la mejor manera de prevenir la enfermedad.