Córnea,Astigmatismo,Queratocono,

SUMARIO

Sufrir de astigmatismo severo y además tener una córnea cada vez más delgada, de acuerdo a los exámenes médicos, son factores de sospecha para un queratocono incipiente.

Queratocono como su nombre lo indica, es una enfermedad degenerativa de la córnea, donde ésta adquiere una forma irregular (más fina) y abultada en forma de cono.

El doctor Luis Escaf, Director científico de la Clínica Oftalmológica del Caribe, explica que dicha forma deteriora severamente la calidad y la cantidad de la visión. “La córnea se adelgaza en el sitio donde está el cono y si no se toman medidas, se puede llegar a perforar”.

El queratocono ocurre en personas de todas las razas, especialmente en el género femenino. Su máximo desarrollo se da en la pubertad presentando síntomas como: pérdida progresiva de visión, intolerancia a la luz o fotofobia, rasquiña e irritación ocular e intolerancia a los lentes de contacto.

Conforme la enfermedad se va desarrollando, un defecto visual llamado astigmatismo ocasiona desenfoque a todas las distancias. Este proceso depende de la edad del paciente y del inicio de los síntomas, señala el Centro Oftalmológico Buenavista.

Se dice que la progresión de la enfermedad es relativa a la edad del paciente como al tiempo de inicio; normalmente, entre más joven es el paciente y más precoz el inicio del queratocono, mayor y más rápida es la progresión del mismo. Suele presentarse en ambos ojos pero uno de ellos tendrá mayor compromiso visual.

Para la Clínica Barraquer, la causa del queratocono “puede asociarse con gran número de condiciones locales o sistémicas. Se cree que tiene base genética, aunque hay que destacar la importancia de factores ambientales como el frotamiento ocular: la mayoría de los pacientes con queratocono se restriegan los ojos de forma crónica y pertinaz”.

Según el grado de deformidad, el queratocono puede ser frustro, leve, moderado o grave y según el Centro Oftalmológico Buenavista, “en los casos leves puede corregirse solo con gafas (en las primeras etapas), moderado (con gafas, lentes de contacto o cirugía) y en los graves con diferentes tipos de cirugía.

Finalmente si el queratocono es muy avanzado no queda más remedio que hacer el trasplante de córnea, que ahora se puede practicar con láser de femtosegundo el cual permite practicar cortes perfectos y muy precisos”.