La dificultad permanente de los niños para respirar por la nariz en caso contrario puede obligarlos a respirar solo por la boca, generando diferentes molestias.

Las adenoides se conocen como un tejido ubicado en la parte alta de la garganta, justo detrás de la nariz, que junto a la amígdalas forman parte del sistema linfático (encargado de eliminar las infecciones y mantener equilibrados los fluidos corporales).

Dichos tejidos linfáticos tienen la función de atrapar las bacterias que entren al cuerpo humano a través de la nariz y la boca especialmente en la niñez, teniendo en cuenta que a partir de los cinco años de edad, las adenoides van decreciendo hasta desaparecer por completo en la adolescencia.

Sin embargo, aunque su función es combatir los gérmenes, las adenoides pueden sufrir inflamaciones convirtiéndose en un problema para los niños. A esto se le denomina adenoides hipertróficas y su agrandamiento e hinchazón puede deberse a un problema congénito o infecciones.

De acuerdo con investigaciones recopiladas en la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos (EE.UU.), uno de los mayores problemas que puede generar en los niños las adenoides hipertróficas, es la dificultad para respirar por la nariz; en caso contrario, el niño asumiría la respiración únicamente por la boca y esto puede desencadenar molestias como: mal aliento, boca seca, secreción por la nariz, respiración ruidosa, labios partidos, voz hiponasal, rinorrea (congestión nasal) purulenta, ronquidos, infección en los oídos y apnea del sueño.

Por otra parte, según como se describe en el manual Merck, el aumento de tamaño de las adenoides también puede deberse a hiperplasia linfoide, un aumento de las células normales en los ganglios linfáticos que se da sobre todo en casos en que el cuerpo debe reaccionar a infecciones con bacterias, virus o microbios.

La hiperplasia linfoide de las adenoides puede ser fisiológica o como ya se ha mencionado, a causa de infección. “La obstrucción subsiguiente de las trompas de Eustaquio puede dar lugar a otitis media aguda, crónica o secretora (serosa) recurrente. La adenoiditis crónica es común”.