El glaucoma es una de las principales causas de ceguera total e irreversible y cualquier persona está en riesgo de desarrollarla.

El glaucoma está definido por Glaucoma Colombia, como “un grupo de enfermedades que gradualmente van robando visión sin previo aviso y frecuentemente sin ningún tipo de síntomas”. Puede llegar a causar pérdida visual debido a un daño en el nervio óptico, responsable de llevar las imágenes al cerebro.

Es importante tener en cuenta que esta enfermedad es una de las principales causas de ceguera total e irreversible y cualquier persona está en riesgo de desarrollarla. Sin embargo, los más vulnerables son: los afroamericanos, personas mayores de 60 años y los usuarios de esteroides.

La recomendación es hacer un examen oftalmológico completo y seguir las indicaciones de su médico. No obstante, “aproximadamente el 10 % de las personas con glaucoma que reciben tratamiento adecuado experimentan, de todos modos, pérdida de la visión”.

Esta es una enfermedad que no tiene cura; por lo tanto es importante un diagnóstico temprano y en caso de padecerlo, controlarlo de por vida. La pérdida de la visión suele comenzar con la visión periférica o lateral, pero se puede compensar moviendo – de manera inconsciente – la cabeza hacia los lados; por lo demás, no hay síntomas de advertencia para el glaucoma.

El tipo más común de glaucoma, es el glaucoma de ángulo abierto. Prácticamente no existen síntomas y es hereditario; la historia familiar, aumenta el riesgo de padecer la enfermedad, de cuatro a nueve veces, lo que significa que está en mayor riesgo que el resto de la población.

Entre los factores de riesgo se encuentra: el aumento de presión intraocular, del cual se pensaba, era la causa principal del daño en el nervio óptico, sin embargo, aunque no deja de ser importante, se descubrió que personas con presión intraocular ‘normal’, también pueden perder la vista por glaucoma.

Las lesiones en el ojo pueden causar glaucoma secundario de ángulo abierto, otro tipo de esta enfermedad que puede ocurrir inmediatamente o años después de la lesión. Por otra parte, el glaucoma traumático, puede ser originado por heridas cerradas o moretones en el ojo, lesiones que pueden dañar el sistema de drenaje del ojo.

Otros factores de riesgo incluyen: alta miopía (visión corta), hipertensión, espesor corneal central a menos de 0,5 mm, mujeres con hipermetropía, personas con presión alta en los ojos.