El consumo de cigarrillo aumenta en sus pulmones el riesgo a sufrir neumotórax.

Los principales órganos del aparato respiratorio son los pulmones, ubicados en la caja torácica arriba del diafragma. Son los encargados principalmente de la función respiratoria que consiste en captar el oxígeno del aire e introducirlo en la sangre, expulsando el dióxido de carbono del cuerpo.

Estudios recopilados en la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos (EE.UU.), explican que cuando el aire llena el espacio por fuera del pulmón, entre este y la pared torácica se genera su acumulación, lo cual presiona el pulmón, impidiéndole expandirse como lo hace normalmente. A esta anomalía se le denomina neumotórax.

Los síntomas suelen incluir: aleteo nasal, dolor torácico que empeora con tos o respiración profunda, dificultad respiratoria. Cuando el neumotórax es mayor o más avanzado, se presentan síntomas como: coloración azulada de la piel por falta de oxígeno, mareo y desvanecimiento, opresión torácica, frecuencia cardíaca rápida, tendencia a la fatiga.

Para prevenir un neumotórax es necesario evitar sus causas tales como: lesiones al pulmón (con arma de fuego o arma blanca), fracturarse la costilla y en casos de procedimientos médicos, saber muy bien en las manos de qué médico se encuentra.

Por otro lado, esta afección pueden causarla ampollas de aire que se rompen, enviando aire hacia el espacio que rodea el pulmón. Los cambios de presión de aire como las grandes alturas o el buceo, suelen ser los causantes.

Neumopatías como asma, EPOC o enfermedad pulmonar obstructiva crónica, fibrosis quística, tuberculosis, tos ferina, aumentan la probabilidad de sufrir un neumotórax.

La Clínica Universidad de Navarra (España) en su sitio web www.cun.es explica que el tratamiento de esta enfermedad consiste, por un lado, en evacuar el aire de la cavidad pleural, tras la colocación bajo anestesia local de un drenaje torácico, conectado bajo aspiración a un sistema de sello de agua que permite mantener la presión negativa intrapleural (por debajo de la presión atmosférica), logrando así una adecuada expansión pulmonar.

Para prevenir esta enfermedad, se recomienda a quienes la padecen, si son pacientes con adicción al cigarrillo, que eviten fumar, por el contrario si tiene antecedentes familiares, lo mejor es no realizar actividades como buceo o aquellas que puedan comprometer los pulmones.

FUENTES: https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/000087.htm
http://www.cun.es/enfermedades-tratamientos/enfermedades/neumotorax