Evítese riesgos y enfermedades como la fibrosis pulmonar.

Esta es una condición que afecta el tejido de los pulmones debido a que se van cicatrizando como consecuencia de la reproducción del tejido conjuntivo. Por esta razón, el tejido se vuelve grueso y duro, hay dificultad respiratoria por la falta de oxígeno que recibe la sangre y la circulación sanguínea en la circulación pulmonar queda limitada; lo anterior puede desencadenar en un paro cardíaco.

La enfermedad también se denomina fibrosis pulmonar intersticial haciendo referencia a un grupo de enfermedades que causan cicatrización en los pulmones o al espacio intermedio que se extiende por el tejido funcional de los órganos. Causas como tal se desconocen, sin embargo, el cigarrillo o tabaco son los mayores riesgos para el desarrollo de esta enfermedad.

Otros factores son reflujo gástrico, medicamentos comunes como antidepresivos, exposición a sustancias como aserrín (polvillo), acero, plomo, latón o madera, y contaminantes ambientales o el grupo de enfermedades de la fibrosis pulmonar intersticial.

Por otra parte, al igual que las causas, los síntomas también pueden ser muy variables, pues así como en algunos casos es asintomático, en otros se desarrolla disnea (ahogo), tos seca o con flema, especialmente en horas nocturnas. Datos recopilados en la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos (EE.UU.), señalan como los síntomas más comunes el cansancio, pérdida de peso sin razón aparente, dolores musculares o de articulaciones e incluso, acropaquia (dedos de tambor), una condición que desarrolla un engrosamiento del tejido por debajo de la uña de manos y pies.

La fibrosis pulmonar, en función de sus causas, puede clasificarse en: fibrosis pulmonar idiopática, fibrosis como consecuencia de un daño alveolar difuso o fibrosis pulmonar como consecuencia de una enfermedad sistémica (colagenosis).

La fibrosis pulmonar idiopática, incluida dentro de las enfermedades intersticiales del pulmón, es una enfermedad crónica que afecta a ambos pulmones y se caracteriza por la cicatrización progresiva mediante la cual, el pulmón pierde flexibilidad. Generalmente tiene incidencia en personas entre 50 y 70 años de edad.

Para prevenir estas enfermedades se pueden tomar medidas que beneficien el estado de salud del paciente, como cambios en los hábitos de vida saludable. Eliminar el consumo de cigarrillo, realizar actividad física más seguido, regular síntomas como el ahogo que suelen producirse en estos casos.

El portal español de salud y medicina onmeda.es afirma que el pronóstico de la fibrosis pulmonar es irregular y va desde una esperanza de vida de pocos años hasta un tiempo de supervivencia ilimitado.

FUENTES: https://medlineplus.gov/spanish/pulmonaryfibrosis.html
http://www.onmeda.es/enfermedades/fibrosis_pulmonar.html