Cuando la conjuntiva se irrita o se inflama, los vasos sanguíneos se hacen más grandes y más prominentes, lo que hace que sus ojos parezcan rojos. Aquello es señal de conjuntivitis.

La conjuntiva se conoce como la membrana delgada y transparente que recubre el interior de los párpados y la esclerótica (parte blanca del ojo). Gracias a los pequeños vasos sanguíneos, la conjuntiva produce moco para mantener la superficie del ojo húmeda y protegida.

Cuando la conjuntiva se irrita o se inflama, los vasos sanguíneos se hacen más grandes y más prominentes, lo que hace que sus ojos parezcan rojos. Señales que pueden aparecer en uno o ambos ojos.

De acuerdo a lo anterior y a la Guía de Manejo Consulta Especializada de Oftalmología Colombiana de Salud, la conjuntivitis es la inflamación de la conjuntiva debido a una reacción a causa de sustancias que según su clasificación pueden ser:

  • Bacteriana: A menudo los párpados pueden amanecer pegados (formación de costra) en las mañanas. Causa enrojecimiento e irritación del ojo junto con secreción mucopurulenta o purulenta, que frecuentemente termina afectando ambos ojos.
  • Viral: Es una de las causas más comunes de la conjuntivitis. Produce enrojecimiento e irritación bilateral, con secreción acuosa abundante, presencia de membranas o pseudomembranas. Este mismo virus produce el color rojo en los ojos, ojos llorosos, dolor de garganta y la secreción nasal del resfriado común.
  • Alérgica: Cuando el cuerpo se expone a algo que le cause reacción alérgica (polen, caspa animal, alérgenos ambientales, etc), puede haber sensación pruriginosa, comezón, enrojecimiento de la conjuntiva, ardor, lagrimeo e hinchazón de los párpados.
  • Tóxica o química: Asociada a la exposición a algún químico o irritante, puede producir ojo rojo, sensación de cuerpo extraño, lagrimeo, fotofobia (intolerancia a la luz), edema palpebral.

Señala la American Academy Ophthalmology, que la conjuntivitis, bien sea viral o bacteriana, puede ser muy contagiosa y algunas de las formas más comunes para adquirirla son:

  • No lavarse las manos con frecuencia y tocarse los ojos.
  • La re-utilización de toallas y toallitas de papel cuando se limpia la cara y los ojos.
  • No limpiar sus lentes de contacto correctamente y usar lentes de contacto o lentes decorativos mal ajustados.
  • Uso de maquillaje infectado.

Cuando se tiene conjuntivitis, se debe evitar el uso de maquillaje en los ojos. En caso de usarlo, no debe compartirlo; cuando la infección desaparece, lo mejor es reemplazar el maquillaje para evitar una posible reinfección. Las bacterias pueden sobrevivir en el maquillaje y además de causar conjuntivitis, puede causar infecciones de la córnea que comprometen la visión.