La SCCP recomienda siempre tener en cuenta los cuatro infaltables. Conózcalos y póngalos en práctica para que todo salga como usted espera.

Creer en precios bajos o varias intervenciones por el mismo costo, como si fuera un combo de promoción comercial, son ilusiones que han llevado a practicarse cirugías con médicos de dudosa reputación. En Colombia se han conocido muchos casos de personas que han quedado mal operadas o han sido víctimas mortales de las clínicas de garaje. En gran medida, la seguridad de los pacientes depende de la adecuada elección del profesional que manejará su tratamiento.

Para ello, la Sociedad Colombiana de Cirugía Plástica Estética y Reconstructiva, invita a que se tengan en cuenta cuatro aspectos antes de realizarse cualquier intervención de este tipo:

  • Primero: El médico cirujano plástico debe tener mínimo dos títulos universitarios verificables, el de médico en pregrado y el de especialista en cirugía plástica estética y reconstructiva. Datos importantes en este punto, que la especialidad del médico sea legalmente obtenida, que la universidad exista y en caso de que sí, ¡cerciórese!, nada pierde con llamar y averiguar que la persona a la que usted le va a confiar su cuerpo y su vida, sí haya estudiado todos los semestres reglamentarios y se haya graduado, tenga registro médico y pertenezca a una sociedad  científica o de médicos seria.
  • Segundo: El quirófano o sala de cirugías donde le van a practicar la intervención debe ser un lugar adecuado y hacer parte de clínicas u hospitales que cuenten con registro de la Secretaría de Salud, estar inscrito en la red de prestadores de servicios y vigilado por la Superintendencia de Salud, independientemente de la ciudad donde esté ubicado. El seguro médico y servicio de recuperación integral hasta la salida del paciente, cuidado intensivo y habitación hospitalaria, debe ser algo innegociable. No confíe en clínicas de garaje, porque cualquier cirugía conlleva riesgo y es importante contar con el soporte científico y tecnológico que permita superar cualquier eventualidad.
  • Tercero: el plan quirúrgico, es todo el detalle de las regiones de su cuerpo que serán intervenidas, todo previamente acordado entre usted y su cirujano. La explicación detallada de riesgos, inquietudes y demás es necesario para crear confianza entre ambos y para llevar a cabo una cirugía exitosa en la que los resultados sean lo esperado y obtenido por usted.
  • Cuarto: Su estado de salud; este punto es primordial especialmente para usted porque el médico antes de practicar la cirugía, debe someterlo a todo tipo de exámenes físicos y de laboratorio, en caso de alguna anomalía, la intervención no debe llevarse a cabo, su vida correría un gran riesgo.

Si el médico cuida su salud hágalo usted también. Evítese complicaciones.