Este alimento perteneciente a la familia de la espinaca, la acelga y la remolacha, llegó a reemplazar los granos infaltables en las comidas: para unos el cuscús, para otros el arroz.

Esta semilla, según expertos contiene el doble de proteínas que el arroz y la cebada y es gran fuente de calcio, hierro, potasio, magnesio, manganeso, antioxidantes, vitaminas del grupo B, vitamina E, cobre, fósforo, fibra, aminoácidos y zinc.

De acuerdo con la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos (EE.UU.), la quinua es una semilla saludable y rica en proteínas, considerada por muchos como un grano integral, porque contiene todas las partes originales del grano o semilla, convirtiéndolo en un alimento más saludable y más completo. La quinua no contiene gluten y su harina es un buen sustituto de la harina de trigo. Con sabor a nuez y suave, la quinua se puede disfrutar de muchas maneras.

Elementos que aportan diferentes beneficios a la salud del ser humano:

  • Aminoácidos: importantes componentes de proteínas que forman los tejidos, músculos, huesos y producen hormonas.
  • Antioxidantes: gracias a sus flavonoides, ayudan a fortalecer el sistema inmunitario, proteger el organismo de radicales libres, previenen el envejecimiento prematuro y reducen el riesgo de cáncer y trastornos cardiovasculares.
  • Calcio: es el elemento que ayuda a mantener los huesos y músculos sanos y fuertes, controla el sistema nervioso y el ph corporal.
  • Cobre: gracias a la intervención en la formación de colágeno ayuda a mantener sanos el cabello y las uñas. Por otro lado, trabaja en la construcción de tejidos y da energía a las diferentes células del cuerpo.
  • Fibra: mantiene el equilibrio del azúcar en la sangre, previniendo enfermedades como la hipoglicemia, cardíacas y cerebrovasculares, interviene en el proceso de quema de grasa, mejora la digestión y reduce el colesterol.
  • Fósforo: ayuda a prevenir enfermedades óseas como la osteoporosis, actuando en la formación de proteínas, siendo un mineral indispensable para el buen funcionamiento de los sistemas digestivo y renal.
  • Hierro: ayuda a transportar el oxígeno a través del cuerpo, siendo parte esencial de la hemoglobina encargada de componer los glóbulos rojos, proceso que de no llevarse a cabo, puede generar anemia. Este mineral es definitivo en la buena salud de la piel, uñas y el cabello.
  • Magnesio: el cuerpo lleva a cabo más de 300 procesos enzimáticos que éste no podría realizar sin la ayuda del magnesio, es además responsable de los huesos y la regeneración energética y síntesis de ADN y ARN.
  • Potasio: la falta de potasio en el cuerpo puede generar hipertensión, razón por la cual es un elemento clave para el corazón.
  • Vitamina B12: De esta vitamina depende que sistema nervioso y glóbulos rojos se encuentren sanos. Si el cuerpo no tiene suficiente vitamina B12, se puede estar propenso a sufrir debilidad, palidez, pérdida de apetito, anemia, e incluso problemas respiratorios.
  • Vitamina E: protege al organismo de los radicales libres, lo que reduce el riesgo de padecer enfermedades del corazón y el cerebro.
  • Zinc: este elemento tiene como función activar las células T, encargadas de combatir las células cancerosas y diferentes enfermedades que se propongan acabar con el organismo. Es un excelente cicatrizante. Tener bajos niveles de zinc puede causar debilidad, problemas de memoria, depresión, diarrea y anemia.

Su nivel de grasa monosaturada la convierte en una gran opción para servir como cereal al desayuno, su alto contenido en fitonutrientres antiinflamatorios la convierten en una aliada en prevención y tratamiento de enfermedades y los ácidos grasos como el omega 3, buenos para el corazón.

Este alimento sin contenido en gluten, se cosecha en países como Argentina, Colombia, Chile, Ecuador, Bolivia y Perú. Existen tres especies, unas son semillas blancas, otra rojas y otras negras, suelen utilizarse para hacer diferentes comidas como: pan, sopas, ensaladas. Las hojas de la quinua también son comestibles.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, la producción sostenible de cultivos infrautilizados puede ayudar en los desafíos a los que se enfrenta el mundo moderno, aprovechando el conocimiento acumulado por nuestros antepasados y los pequeños agricultores familiares que actualmente son los principales productores de quinua.

La Asamblea General de las Naciones Unidas declaró el 2013 como el “Año Internacional de la Quinua” en reconocimiento a las prácticas ancestrales de los pueblos andinos, que han sabido conservar la quinua en su estado natural como alimento para las generaciones presentes y futuras.