A través de la aplicación de sustancias químicas al organismo, la quimioterapia puede – si se detecta a tiempo – erradicar el cáncer.

Por el dolor que dice causar y los múltiples efectos que podría producir, la quimioterapia es tal vez uno de los tratamientos más temidos por los pacientes con cáncer que asisten por primera vez a este tipo de terapia.

Consiste en el uso de fármacos, administrados por diferentes vías (boca, músculo, vena, canal espinal, subcutánea), que retrasan el crecimiento de células tumorales; la quimioterapia puede ser utilizada sola o con cirugía de radiación.

Según el cáncer, la duración y frecuencia que se esté manejando, así mismo serán los objetivos a lograr con el tratamiento: curar, evitar propagación, retardar crecimiento o destruir células que se hayan extendido a otras partes desde el tumor inicial, o simplemente aliviar los síntomas.

Según la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos (EE.UU.), debido a que estos medicamentos viajan a través de todo el torrente sanguíneo, la quimioterapia se describe como un tratamiento que abarca todo el cuerpo. Esto causa efectos secundarios que pueden darse en células productoras de sangre en la médula ósea, tracto digestivo, el sistema reproductor, células de la boca y folículos del vello y cabeza.

Los efectos secundarios de la quimioterapia dependen de muchos factores, incluso el tipo de cáncer y qué fármacos se emplean. Cada persona reacciona de manera diferente a estos medicamentos. Algunos fármacos quimioterapéuticos más nuevos que atacan de mejor manera a las células cancerosas pueden causar menos o diferentes efectos secundarios.

Entre los efectos más comunes se encuentran náuseas y vómitos (náusea anticipatoria que suele durar poco tiempo), caída del cabello (alopecia), diarrea, anemia, neutropenia (propenso a infecciones), trombocitopenia (hemorragias y hematomas) y mucositis (lesiones que se presentan en la boca) que se puede evitar visitando al odontólogo antes de iniciar el tratamiento.

La caída del cabello generalmente es la consecuencia que más afecta a las mujeres en su apariencia física y sexual, y aunque no todos los medicamentos conllevan a esa reacción, cuando se produce puede ser gradual o por mechones.

Cabe resaltar que además de la cabeza, los vellos de la cara, extremidades, axilas y zona púbica también pueden verse afectados. La buena noticias es que después de tres semanas de terminado el tratamiento por completo, el cabello vuelve a crecer aunque con cambios aparentes en textura, color y forma.

Aunque el cáncer no es una enfermedad transmisible, la falta de deseo que pueda generar la quimioterapia, junto a los cambios corporales, la inseguridad en sí mismo y el miedo de su pareja por causarle daño al ejercer presión de algún tipo, es posible que terminen afectando la armonía de su relación. Lo recomendable es afrontar la enfermedad con su tratamiento y dialogar.

El Hospital Universitario de San Vicente Fundación (Colombia), explica que con las medidas disponibles hoy (cirugía, quimioterapia, radioterapia) hasta un 50% de los cánceres pueden curarse. Con quimioterapia como único tratamiento se cura hasta un 20% de los cánceres. Muchos otros tumores, hasta hace poco tiempo considerados incurables, pueden tratarse por muchos años con medicamentos, principalmente: mama, próstata y colon. Además debe recordarse que muchos tumores podemos prevenirlos y/o detectarlos a tiempo.

FUENTES: https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/002324.htm
http://www.elhospitalblog.com/vida_sana/cancer/mitos-y-verdades-del-cancer-y-su-tratamiento/