Nunca está de más cuidarse, aunque la mayoría de arritmias sean inofensivas, hay otras que conllevan alto nivel de riesgo que pueden provocar la muerte.

El corazón late aproximadamente entre 50 y 100 veces por minuto gracias a que trabaja como una bomba que expulsa a través de contracciones (mediante sistema eléctrico), la sangre que llega a la arteria aorta, y posteriormente a los pulmones y el resto del cuerpo.

La secuencia del corazón para llevar a cabo este proceso comienza en el nódulo sinoauricular (también llamado nódulo sinusal o nódulo SA), cuando la señal sale de este nódulo, viaja a través del corazón a lo largo de una serie de rutas eléctricas y posteriormente diferentes mensajes nerviosos le indican el ritmo de las palpitaciones.

Investigaciones de la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos (EE.UU.) indican que el corazón puede latir muy rápido, y esto se llama taquicardia, en cambio si su latido es muy lento se denomina bradicardia, y cuando esta función de latir se manifiesta de forma irregular, se habla de un trastorno de la frecuencia o ritmo cardíaco (pulso), más comúnmente conocido como arritmia.

Así como el trastorno puede estar presente de manera constante, puede ser intermitente y de la misma manera sentirla o no según la actividad que se encuentre realizando. Los síntomas van desde leves hasta graves o mortales y algunos de estos son dolor en el tórax, vértigo, desmayos, mareo, dificultad para respirar y sudoración.

Las arritmias principalmente son causadas por problemas con el sistema de conducción eléctrica del corazón, pueden aparecer por motivos como: generación inadecuada del impulso eléctrico, un erróneo sitio de origen del impulso o alteración en los caminos para la conducción eléctrica.

El Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos (EE.UU.) señala que los ataques cardíacos o las enfermedades que causan daños en el sistema eléctrico del corazón también pueden causar arritmias. Entre estas enfermedades se cuentan la presión arterial alta, la enfermedad coronaria, la insuficiencia cardíaca, el hipotiroidismo o el hipertiroidismo (exceso o escasez en la producción de la hormona tiroidea) y la cardiopatía reumática.

La mayoría de las arritmias al parecer son inofensivas, sin embargo, otras podrían poner en riesgo su vida. Es posible que durante una arritmia el corazón no bombee suficiente sangre al resto del cuerpo haciendo que esta falta de circulación cause graves daños en cerebro, corazón y otros órganos.

Para prevenir una arritmia, debe evitarse el consumo en exceso de sustancias nocivas para la salud (alcohol, cigarrillo, drogas estimulantes), el abuso de medicamentos para depresión, el corazón o la presión arterial. El mal uso de los medicamentos formulados por el médico, puede desarrollar otros tipos de enfermedades cardíacas.

FUENTES: https://medlineplus.gov/spanish/arrhythmia.html
https://www.nhlbi.nih.gov/health-spanish/health-topics/temas/arr/causes