El cerumen es un protector del oído, sin embargo cuando se produce mucho, puede crear un taponamiento y causar pérdida de la audición.

El oído externo está recubierto por folículos pilosos y glándulas sebáceas productoras de un aceite ceroso, conocido comúnmente como cerumen o cera del oído. Se trata de una materia natural cuya función es proteger el conducto auditivo y retener partículas de aire, como polvo, que puedan llegar hasta el tímpano.

El exceso de cera puede ser perjudicial para la salud porque en caso de almacenar grandes cantidades, puede acumularse, bloqueando el conducto auditivo, y generar lo que se conoce como tapón de cerumen: una de las causas más comunes de la pérdida de audición.

Es importante tener en cuenta que el cerumen protege al oído:

  • Cuando atrapa e impide que el polvo, las bacterias, microorganismos y objetos pequeños, penetren el oído y le causen daño.
  • Cuando protege la piel del conducto auditivo evitándole irritaciones cuando le entre agua.

Sin embargo, no se debe intentar limpiar el oído con hisopos (copitos de algodón) porque podría causar un tapón de cerumen. El taponamiento puede incluir síntomas como: dolor de oído, pérdida parcial de la audición que podría agravarse, zumbidos en el oído (tinnitus).

No obstante, en caso de suceder lo contrario, ausencia de cera, también puede resultar perjudicial porque como se mencionaba al principio, las partículas de aire (bacterias y otros microorganismos) entrarían hasta el tímpano, causando daños a dicho órgano.

En caso de padecer mucho cerumen, puede extraerlo por lavado así:

  • Utilizando agua a temperatura corporal
  • Sostenga la cabeza erguida y enderece el conducto auditivo externo, sostenga la oreja y tire de ella hacia arriba suavemente.
  • Con una jeringa introduzca de forma suave un pequeño chorro de agua contra la pared del conducto auditivo cerca del tapón de cerumen.
  • Incline la cabeza permitiendo que drene el agua. Repita varias veces dependiendo de la cantidad de cera.

Evite limpiarse los oídos con frecuencia, recuerde que no se debe quitar la cera por completo; ésta ayuda a proteger los oídos. De otro modo, consulte por favor a su médico.