Los remedios son grandes aliados del cuerpo humano en el alivio de síntomas y algunos tratamientos.

Técnicamente, los medicamentos son compuestos químicos utilizados para prevenir o curar enfermedades, y aunque se puede tener acceso a gran parte de estos porque no necesitan de una orden médica, lo ideal es que antes de consumir cualquier producto que se considere medicamento se cuente con el acompañamiento de un médico, pues todos los productos tienen efectos secundarios y contraindicaciones.

Pero no sólo la química tiene valor en la medicina. La naturaleza fue y se ha mantenido como la principal fuente curativa de muchas y diferentes afecciones. Un ejemplo de esto, son las infusiones de té que se preparan con hierbas y sirven para aliviar diferentes dolencias.

Sin embargo, no todo es tan fácil, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA por sus siglas en inglés), es la entidad encargada de avalar la seguridad y eficacia de los medicamentos en los Estados Unidos, además de tener gran influencia en las decisiones que se toman en el manejo munidal de productos farmacéuticos en todo el mundo.

Algunos de estos son: Líquidos o jarabes, gotas (oftálmicas, nasales, o para los oídos), cremas, pomadas o geles, inhaladores (sprays nasales o nebulizadores para el asma), parches transdérmicos, pastillas sublinguales o por vía oral, inyecciones o medicamentos intravenosos.

Y aunque hasta aquí todo parece color de rosa, los medicamentos también poseen sus riesgos. Además de la automedicación, la mezcla entre estos o con otras sustancias, pueden causar efectos secundarios leves (mareos, dolores de estómago, alergias) y otros más graves.

De acuerdo con la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos (EE.UU.), un problema es la interacción, lo que puede ocurrir entre dos drogas, como la aspirina y anticoagulantes, medicamentos y alimentos, como las estatinas y el pomelo, los medicamentos y suplementos, como el gingko y diluyentes de la sangre, las drogas y las enfermedades, como la aspirina y las úlceras pépticas. Las interacciones pueden cambiar el efecto de uno o ambos medicamentos. Los medicamentos podrían no funcionar o usted podría tener efectos secundarios.

En todo caso, no está de más recordar que el efecto de los medicamentos depende de su tiempo de acción y está relacionada con la presentación del mismo. La vía oral por lo general es lenta debido a la ruta que atraviesa la barrera intestinal, por el contrario las inyecciones suelen ser más eficaces.