Según la Sociedad Colombiana de Urología, entre el 5% y 47% de la población adulta masculina del país presenta disfunción eréctil entre moderada y completa. Una proporción que aumenta, conforme avanza la edad, después de los 40 años.

La disfunción eréctil (DE) o impotencia, puede clasificarse como uno de los mayores temores del hombre. Es la incapacidad de lograr y mantener una erección que sea satisfactoria en el coito con su pareja. Cuando es primaria, se refiere a factores relacionados con bajos valores de testosterona; en caso de ser secundaria, impide terminar con éxito las relaciones sexuales por factores como depresión, miedo a la intimidad, culpa sexual.

“Los síntomas sexuales como baja libido y la disfunción eréctil se asocian con una disminución de la testosterona relacionada con la edad, condición conocida como síndrome de déficit de testosterona”, señala la SCU.

Figuran como factores de riesgo para esta enfermedad progresiva, el tabaquismo, que además de afectar a pacientes con enfermedad coronaria e hipertensión, reduce con el tiempo las erecciones nocturnas. Hipertensión, diabetes (como uno de los primeros síntomas de la DE), dislipidemia o alteración de los niveles de lípidos en la sangre, muestran que el 26% de los hombres incapacitados sexualmente, tienen los niveles de colesterol aumentado.

La falta de actividad física y el sobrepeso, son causas con gran incidencia, pues aumenta un 60% las probabilidades de disfunción en hombres entre los 40 y 70 años de edad. Todos los factores de riesgo hasta aquí mencionados, agrupados se conocen como el ‘síndrome metabólico’.

La depresión es otro factor que influye en la DE, al encontrarse dentro de la psiquis del paciente, termina afectando la relación del mismo, al bajar el interés en la pareja. Por otra parte, se conoce también que existen medicamentos que pueden ser desencadenantes de este trastorno, algunos de estos, sirven para controlar la hipertensión y trastornos psiquiátricos.

“Existe una relación clara entre la presencia de factores de riesgo para síndrome metabólico, niveles bajos de testosterona circulante y pacientes con disfunción eréctil. Antes se consideraba que la DE no era más que una condición frustrante, ahora se sabe que las condiciones subyacentes a la disfunción eréctil como el hipogonadismo (testículos u ovarios producen poca o ninguna hormona sexual), la diabetes, la resistencia a la insulina, la obesidad, el síndrome metabólico deben, por su relevancia y riesgo, motivar al hombre a mejorar su estilo de vida” afirmó la SCU.

FUENTE: SOCIEDAD COLOMBIANA DE UROLOGÍA