¿Se está levantando más de dos veces en la noche para ir al baño? Préstese atención, usted puede estar padeciendo de lo que se conoce como “vejiga en el cerebro”.

Según la Sociedad para la Investigación de la Salud en la Mujer (SWHR) por sus siglas en inglés, una vejiga con actividad normal puede mantener 10 a 16 onzas de líquido, ir al baño cada tres o cuatro horas y no más de dos veces en la noche. Si no se identifica con esto, ponga mucha atención.

Y si bien nada es más placentero que tener una noche de sueño sin paradas, muchas mujeres tienen lo que en la SWHR identifican como “vejiga en el cerebro”, o unas constantes e incontrolables ganas de ir siempre al baño, lo que les impide realizar sus tareas cotidianas de manera normal.

La vejiga es la encargada de contener la orina  que producen los riñones antes de ser expulsada por la uretra. Sin embargo, no todas las mujeres tienen la suerte de que su aparato urinario funcione de la manera correcta y es ahí donde aplazar viajes o actividades, es el común denominador de quienes sufren de incontinencia, ardor o dolor al orinar.

Una vejiga que está sana no tiene por qué producir molestia alguna y para evitar eso, toda mujer debe saber que la frecuencia urinaria depende del líquido que bebe a lo largo del día, además de tener conciencia de cómo las bebidas a base de edulcorantes y cafeína pueden aumentar la producción de orina. Por lo anterior, entre otros factores, resulta aconsejable preferir beber agua.

Para mantener una vejiga sana es importante tener en cuenta:

  • Generalmente la frecuencia urinaria debe ser de 3 a 4 horas, sin embargo, vaya al baño cada vez que tenga deseos.
  • El agua es la mejor opción para beber.
  • Mediante masajes, ejercicios o comidas, mueva los intestinos.
  • No descuide la actividad física.
  • Aliméntese de manera saludable.
  • Haga los ejercicios de Kegel.

Los ejercicios de Kegel ayudan a fortalecer los músculos pélvicos, sirven tanto para hombres como para mujeres y si los lleva a cabo con regularidad, pueden ayudarle a evitar la incontinencia y tener un mayor control intestinal.

Estos ejercicios puede realizarlos en cualquier momento, sea que se encuentre sentado o acostado, y consisten en contraer y soltar los músculos que controlan la orina, eso sí, debe tener la vejiga vacía y evitar apretar la cola y el abdomen. La frecuencia de los ejercicios debe ser en un conteo de 10 tiempos, 3 veces al día.