Con la esperanza de que haya menos dolor, médicos mexicanos desarrollan tratamiento contra recurrencia del cáncer.

Un grupo de oncólogos y hemato-oncólogos mexicanos, con la colaboración de la doctora Nora Disis de la Universidad de Washington, trabajan a favor de un tratamiento contra la recurrencia de diversos tipos de cáncer, mediante la estimulación del sistema inmunológico.

El doctor Juan Pablo Márquez Manríquez, del Centro Internacional del Cáncer en Sonora (CICS), cabeza del grupo, explica que la nueva terapia radica en entrenar al sistema inmunológico para reconocer y eliminar a la célula cancerosa que haya quedado de un tratamiento convencional.

“Empezamos con un estudio piloto emergente que era de cinco hasta máximo 25 pacientes de cáncer de ovario, colon, mama, mieloma múltiple. Hasta hoy sólo murió una paciente en 2014, pero por una enfermedad cardiaca”, explica.

Las próximas pruebas se realizarán en la Ciudad de México, Ciudad Obregón (Sonora) y probablemente Tijuana (Baja California), bajo la supervisión del Instituto Nacional de Cancerología, como máxima institución en el tema, en México y Latinoamérica.

Los pacientes seleccionados serán hombres y mujeres entre 18 y 99 años de edad, los cuales deben encontrarse en etapa de remisión del cáncer (ya haberlo padecido). “El médico explica que en el caso del cáncer de colon, si se detecta en una etapa temprana, 90.1 por ciento de los pacientes sobreviven los cinco años, pero si el cáncer se expandió a otros órganos sólo 11.7 por ciento de los pacientes sobreviven. Algo similar sucede con el cáncer de mama y de ovario”.

Afirman los expertos que, de las tres fases requeridas por las pruebas para determinar eficacia y seguridad del tratamiento, pueden llevar a cabo fases 1 y 2 juntas, permitiendo el avance. “Si empezamos en 2016, para 2022 tendríamos completadas la fases 1, 2 y 3. Aunque si las autoridades ven que está funcionando, se puede hacer más rápido: juntar la fase 1 y 2”, señala el doctor Márquez.

Un factor positivo en el estudio es que la vacuna no produce autoinmunidad ni toxicidad y sería efectuado con los tipos de tumores más recurrentes, (ovario, mama, mieloma y colon), porque son tumores que recurren tan rápido como tres meses o seis meses, aunque el paciente esté libre de enfermedad.