La vacunación es el método más fácil para evitar enfermarse de gripa. Sin embargo, las personas obesas no consiguen dicho resultado. Conozca por qué.

El International Journal of Obesity publicó recientemente un estudio en el que, comparado con el 5% de los participantes con un peso saludable, se afirma que casi el 10% de las personas obesas, a pesar de ser vacunadas contra la gripa, contrajeron el virus.

Por otra parte, el HealthDay News señala que “científicos de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill descubrieron que las personas obesas que recibieron una vacuna contra la gripe tenían dos veces más de probabilidades que sus compañeros, con peso normal, de enfermarse”.

Según los investigadores, las células T (combatientes de la infección y protectoras contra la gripa) no funcionan tan bien en las personas obesas, como en aquellas que tienen un peso normal, lo que conlleva a que la vacuna no tenga la eficiencia necesaria para efectuar el tratamiento.

La OMS explica que el índice de masa corporal (IMC), representa un factor de riesgo importante para enfermedades no transmisibles como:

  • Enfermedades cardiovasculares (cardiopatías y accidentes cerebrovasculares
  • Diabetes
  • Trastornos del aparato locomotor (osteoartritis: enfermedad degenerativa discapacitante)
  • Cáncer (endometrio, mama, ovarios, próstata, hígado, vesícular biliar, riñones y colon).

El estudio para comparar la eficacia de la gripa en personas obesas, se llevó a cabo con 1.022 personas adultas las cuales recibieron la vacuna durante las temporadas de gripa 2013-2014 y 2014-2015.

Después de medir la respuesta de su sistema inmunológico, la coautora del estudio; Melinda Beck, y el autor principal del mismo; Scott Neidich, llegaron a las siguientes conclusiones:

  • MB: “Los adultos obesos vacunados son dos veces más propensos a desarrollar influenza y enfermedades similares a la influenza en comparación con los adultos de peso saludable vacunados”.
  • SN: “La alteración del funcionamiento celular, a pesar de la producción robusta de anticuerpos, puede hacer que los adultos obesos vacunados sean más susceptibles a la infección por influenza” (…) “Es posible que se necesiten enfoques alternativos para proteger a los adultos obesos de las infecciones del virus de la gripe estacional y pandémica”.