Esta fruta no sólo influye en el buen desarrollo de los bebés, sino en la prevención de enfermedades relacionadas con la falta de calcio en las mamás.

Al igual que la manzana, la pera es una fruta dulce y refrescante, vista desde su aporte nutricional, muy favorable para la salud de los bebés, por su contenido en aminoácidos y ácidos poliinsaturados.

Tiene una buena cantidad y diversidad de vitaminas (A, B1, B2, B3, C, E y K), además de ácido fólico, potasio que junto al calcio actúan en la formación de los huesos del bebé, cobre, fósforo, boro, hierro, magnesio, sodio y azufre.

El alto contenido en boro, es primordial para retener el calcio en el organismo, haciendo de la pera un excelente alimento para las mujeres embarazadas, pues les ayuda a prevenir afecciones relacionadas con la falta de calcio, como la osteoporosis.

Por otro lado, cuando las madres se encuentran en período de gestación, el consumo de ácido fólico presente en esta fruta, es vital para prevenir posibles malformaciones en el bebé.

La vitamina C al hacer las veces de antioxidante, ayuda a prevenir la aparición de cualquier tipo de cáncer y hará que todos nuestros órganos sean más saludables y luzcan – especialmente la piel – jóvenes por más tiempo.

Para los pacientes que tienen problemas de estreñimiento, consumir la pera cruda o en zumos les ayuda a acelerar el ritmo intestinal gracias a la cantidad de fibras que posee. Además, los elevados niveles de pectina, además de reducir los lípidos en el organismo, regulan el colesterol alto.

La pera también es de gran beneficio para quienes desean perder peso debido a su alto contenido de agua y bajo nivel calórico, se recomienda especialmente para comer en el desayuno o un refrigerio como complemento de la actividad física.

Contiene a su vez ácidos orgánicos que ayudan en el alivio de dolores de estómago, favoreciendo la digestión al incentivar la secreción de jugos gástricos. Sin embargo, la pera también es:

  • Un alimento uricolítico (disuelve el ácido úrico), laxante, astringente y sedante.
  • Recomendable para pacientes diabéticos, hipertensos y con enfermedades cardíacas.
  • De gran valor en casos de reumatismo, gota, artritis, estrés, anemia y obesidad.
  • Ideal para evitar las flatulencias intestinales.
  • Indicada en dietas depurativas, debido a que neutraliza el exceso de residuos tóxicos propios de una dieta rica en productos de origen animal.
  • Conocida por su efecto hipotensor y acción estimulante de la formación de orina.

Ahora que ya conocen propiedades y los beneficios que proporciona esta fruta a su organismo. Es hora de empezar a consumirla.