Combatir el deterioro y debilitamiento del organismo es tan fácil como consumir porciones de fruta al día.

Las frutas, son alimentos que poseen diferentes propiedades para ayudar al organismo a sentirse y mantenerse en buen estado.

Una baya es un tipo de fruto carnoso, pequeño, jugoso y de un color brillante, que tiene las semillas encajadas en su piel o en su carne. Las personas los conocen como frutos rojos o frutos del bosque (fresas, moras, frambuesas, arándanos, uvas)

Entre sus destacadas características, se encuentran los antioxidantes, sustancias que ayudan a prevenir algunos tipos de daños a las células, no en vano, los médicos recomiendan dietas saludables ricas en frutas y verduras.

En general, este grupo de frutos además de ser un dulce para el paladar, superan a los cítricos en su alto nivel de vitamina C, además de potasio, magnesio, hierro, calcio y ácido fólico; ayudan a regular la función hepática (hígado), son bajas en sodio y grasa, combaten enfermedades infecciosas como gripa, catarros y el estreñimiento gracias a su acción depurativa, tienen propiedades antiinflamatorias y antibacterianas y ayudan al fortalecimiento del sistema inmunológico.

Sin embargo, cabe resaltar las propiedades que tiene cada una de las frutas:

  • Los arándanos por ejemplo, aumentan el colesterol bueno (HDL), contribuyen a la mejora de los problemas gastrointestinales, a la pérdida de la memoria y el deterioro del sistema nervioso.
  • Las frambuesas, contienen vitaminas del grupo B que son las relacionadas con el metabolismo, y minerales como potasio, hierro, calcio, ácido fólico y magnesio. Actúan como laxantes y el té de esta fruta, es un buen desinflamatorio que ayuda en la prevención de cólicos menstruales y dolores musculares.
  • La uva es considerada de los mejores depurativos, ideal para personas con enfermedades reumáticas, renales, del sistema circulatorio (hipertensión, arterioesclerosis, mala circulación), problemas intestinales. Es aconsejable comerse la uva con la cáscara porque ayuda a limpiar los intestinos.
  • Las fresas además de ser ideales para el calor, son beneficiosas para combatir la anemia y deficiencias nutricionales, además de prevenir infecciones en el organismo. Es una fruta compatible con los diabéticos, mejora funciones renales, hepáticas y es muy rica en vitaminas y minerales que colabora en el crecimiento de los niños.

Respecto a las frutas es necesario tener en cuenta que es preferible consumirlas enteras que en jugo, de esta manera se obtienen completas las vitaminas, minerales, fibras y enzimas. Tampoco es bueno dejarlas sólo para comer en un postre o desayuno, sino combinarlas con la comida y hacer de su dieta, una explosión de sabor y color en su plato.